Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

" Aquí no se sorprenden si pinto en la calle a las dos de la noche"

Paseaba por Arturo Soria y se le reveló la luz de Madrid. "Era mágica, y a arquitectura cobraba una fuerza extraña a la luz del mediodía", se explica la pintora Alejandra Roux (Argentina, 1964). Aunque lleva seis años en Madrid, expone ahora por primera vez sus casas, plazas y ministerios de la capital. Si hay que definir su pintura de algún modo prefiere llamarla figuración metafísica.Pregunta. ¿Cómo es la luz de Madrid?

Respuesta. No tiene me dios tonos, las sombras y luces están muy marcadas y golpean con contundencia sobre los objetos, que cobran una importancia aristocrática. El cine Bristol, de Vallecas, que está abandonado, adquiere una presencia metafísica bajo esa luz. Si la luz del Río de la Plata es melancólica, la de Madrid es metafísica, porque hace que los objetos sean de golpe como una aparición, tengan presencia casi divina.

P. ¿Por qué pinta temas urbanos?

R. Siempre he vivido en grandes ciudades, antes en Buenos Aires, ahora aquí. Lo que más me gusta son las ruinas de la ciudad industrial, porque son las, ruinas de nuestra época.

P. ¿Qué diferencia vivir en el centro de Buenos Aires de hacerlo en el centro de Madrid?

R. Buenos Aires es una ciudad más violenta, no porque pasen cosas, sino por el clima que se vive. Madrid tiene un ritmo más campesino, a pesar de ser europea, la gente todavía tiene un tiempo para pararse a mirar.

P. ¿Prefiere pintar en Madrid?

R. Los bocetos de mis pinturas están hechos en la calle, incluso los nocturnos. La gente parece acostumbrada a que haya pintores en esta ciudad. Nadie se sorprende si me ven pintando un cuadro en la calle a las dos de la noche, ni te pregunta demasiado. Pasan, te hacen un comentario y siguen, como si fuera muy normal.

P. ¿Por qué no pinta a las personas?

R. Ahora me interesan, más que los hombres, las huellas de los hombres. Las casas somos también nosotros. Ahora, en la pintura, hay un problema con la figura humana. No sabemos como representarla.

P. ¿Cuál es el color que más utiliza para pintar?

R. El rosa es un color inevitable para pintar Madrid, después el verde ocre. Tiene que ver con los ladrillos y con los tejados.

P. ¿Qué lugares identifica con colores?

R. Atocha al mediodía es rojo. Y hay un lugar que me encanta, Nuevos Ministerios, a pesar de que es muy criticado porque se identifica con el franquismo. En medio de la ciudad, esa piedra blanca, que luego es rosa, rodeada de cipreses, tiene una presencia grecolatina.

Pinturas de Alejandra Roux. Galería Juan Gris. Calle de Villanueva , 22. Hasta el 11 de febrero. De 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.30.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de febrero de 1995

Más información

  • ALEJANDRA ROUX ,PINTA LA ARQUITECTURA DE MADRID