Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

OLVIDÓ LA DIPLOMACIA

El ex embajador deCosta Rica en Polonia, Carlos Alberto Vargas Solís, pasará los próximos cinco años en la cárcel polaca si no se reconoce la apelación declaró a Solís culpable del tráfico de 12 kilos de heroína desde la India a Polonia. Al escuchar la sentencia, Solís afirmó sentirse como un protagonista de libros de Franz Kafka. Según él, la droga, valorada en 800.000 dólares, fue colocada en su equipaje por una persona ajena para comprometerle. También trató de convencer a la corte de que sus repetidos viajes a Asia obedecían a la organización de embajadas en ese continente. En opinión de los abogados, "el fiscal no presente pruebas convincentes de culpabilidad, sino hipótesis y su posiciones". Las drogas fueron aprehendidas en el aeropuerto de Varsovia el 20 de abril de 1993 en una de las maletas de Solís. Al día siguiente, el presidente de Costa Rica destituyó al embajador y le privó de la in munidad diplomática. Gracias a ello, la fiscalía de Varsovia pudo presentar al acta de acusación contra el ex diplomático y lo detuvo pocos días después. Solís permaneció en la cárcel medio año. Fue liberado bajo fianza. Su proceso comenzó en septiembre pasado. Solís, de momento, permanecerá en libertad gracias a la decisión del jurado, que había tenido en cuenta el hecho de que su mujer tuvo recientemente un hijo.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de enero de 1995