Seis muertos y 23 heridos por la expIosión de un cohete chino

Seis muertos y 23 heridos es el dramático balance del fracaso del lanzamiento de un cohete en China -el Long March 2E-, que explotó el pasado jueves un minuto después de su lanzamiento, según informó ayer la agencia oficial de noticias Xinhua. El Gobierno chino ha tardado dos días en difundir que el accidente había causado víctimas.

El cohete tenía como misión poner en órbita un satélite de telecomunicaciones de Hong-Kong, el Apstar 2, valorado en 20.000 millones de pesetas. Aún se desconoce la causa del accidente. Las víctimas son habitantes de una zona situada a unos siete kilómetros del lugar del lanzamiento, en Xichang, al suroeste de China. Ningún trabajador del centro de lanzamiento sufrió heridas.

El 2 de abril del año pasado explotó otro cohete chino y causó 23 muertos y 20 heridos.

Estos percances han dado un serio revés a los planes del Gobierno chino, que había designado la industria espacial como un pilar estratégico en su desarrollo tecnológico. China se había lanzado además a una campaña de captación de clientes occidentales ofreciendo precios mucho más bajos por poner en órbita satélites que los de Estados Unidos o la Agencia Europea del Espacio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS