Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bernardo Leighton, político chileno

Bernardo Leighton Guzmán, ex vicepresidente de Chile y fundador del Partido Demócrata Cristiano, murió ayer de una crisis cardiaca cuando están siendo juzgados en la Corte Suprema los ex jefes de la Dina, organismo que intentó asesinarle en Roma, en 1975. Leighton y su esposa, Anita Fresno Larraín, resultaron gravemente heridos al ser tiroteados en una calle de Roma por integrantes de un grupo neofascista contratados por la policía secreta del régimen militar chileno, según se estableció en el proceso seguido por la justicia italiana.En 1973, después del golpe militar que derrocó al presidente Salvador Allende (1970-1973), Leighton fue uno de los primeros líderes demócrata cristianos que denunció las violaciones a los derechos humanos cometidos por la dictadura, que aprovechó un viaje suyo al exterior para prohibirle el regreso a Chile.

Bernardo Leighton Guzmán, al que sus compañeros de partido apodaban el hermano Bernardo por sus condiciones humanas y preocupación por los derechos humanos, nació en 1909 y tras titularse como abogado, fue nombrado ministro de Salud por el presidente Arturo Alessandri Palma cuando sólo tenía 28 anos, en 1937. Leighton renunció al cargo al año siguiente, como rechazo a la llamada "masacre del seguro obrero", en la que la policía asesinó a 61 jóvenes militantes del Partido Obrero Socialista chileno.

Diputado por varios periodos, Leighton fue ministro del Interior y en varias oportunidades vicepresidente de la República durante el Gobierno de Eduardo Frei (1964-1970), primer demócrata cristiano que llegó a la jefatura del Estado chileno. Ambos políticos, junto a Radomiro Tomic, Rafael Agustín Gumucio y otros, fueron los que en los años treinta rompieron con la juventud conservadora para formar la Falange Nacional, inspirada en la doctrina social de la Iglesia católica y transformada más tarde en el Partido Demócrata Cristiano (PDC).

Será enterrado hoy después de una misa fúnebre.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 1995