Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos arquitectos suizos diseñarán la Nueva Tate Gallery de Londres

El misterio fue desvelado ayer Por el periódico dominical The Observer, pero la decisión no se liará pública hasta el martes. Después de una larga carrera de preselecciones, el equipo formado por los arquitectos suizos Jacques Herzog y Pierre de Meuron se ha alzado con el tentador proyecto de construir, sobre el esqueleto de una antigua planta eléctrica junto al río Támesis, un nuevo templo de arte para la Tate Gallery.El proyecto, que fácilmente superará los 20.000 millones de pesetas, fue objeto de un concurso público en el que participaron 148 arquitectos de Europa, Estados Unidos y Japón. Tras una serie de selecciones a cargo de un jurado en el que ha estado presente el director de la Tate, Anthony Serota, el número de aspirantes había quedado sensiblemente reducido, a tan sólo seis nombres, entre ellos el español Rafael Moneo, el italiano Renzo Piano y el japonés Tadao Ando, además de un equipo holandés, los propios ganadores suizos y un único arquitecto británico.

Moneo es conocido internacionalmente: por la transformación del madrileño palacio de Villahermosa, que actualmente aloja a la colección Thyssen-Bornemisza; el Museo de Arte Romano de Mérida, y el Museo de Arte Davis del Wellesley College en Massachusetts. Herzog y Meuron, ambos de 44 años, devotos seguidores del estilo del alemán Mies van der Rohe, han recibido varios premios en Alemania. Recientemente diseñaron una galería para la colección Goetz de Múnich y el pabellón suizo en la última edición de la Bienal de Sào Paulo. Sus edificios de metal y cristal han acabado de convencer al jurado de que su proyecto será el mejor para dar forma al nuevo museo.

El nuevo edificio de la Tate permitirá al famoso museo ampliar notablemente su espacio de exposiciones. Actualmente, la Tate -que el año pasado batió todos los récords de visitantes- no dispone de espacio para exhibir nada más que 1.000 de sus 4.500 pinturas y esculturas, en el viejo edificio de Millbank.

La Nueva Tate Gallery de Arte Moderno estará en marcha para el año 2000, si todos los pronósticos se cumplen. Las obras serán financiadas a través de la Fundación del Milenio con fondos de la lotería estatal británica. La silueta, con dos extrañas chimeneas, de la estación eléctrica de Bankside se divisa desde la catedral de San Pablo, justo al otro lado del río Támesis, una zona destinada a ocupar un lugar destacado en el Londres cultural. En la primavera se celebrará una exposición con los proyectos finalistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de enero de 1995