Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TELEMÁTICA: ORDENADORES Y SISTEMA GLOBAL DE POSICION

Orientación para ciegos vía satélite

Gracias a una nueva tecnología, los ciegos podrán caminar confiadamente por ciudades desconocidas guiados por instrucciones recibidas desde los satélites. El sistema, desarrollado en EE UU y en Alemania, se basa en un ordenador colocado dentro de una mochila y una antena que recibe las señales de los satélites del Sistema Global de Posición (GPS, siglas en inglés).Reginald Golledge, un profesor ciego de la Universidad de California en Santa Bárbara (UCSB), es uno de los pocos privilegiados que han probado un prototipo del sistema.

Él ha paseado por el campus de la universidad guiado por instrucciones precisas de un sintetizador parlante conectado a su mochila-ordenador de 13 kilos de peso.

"Aquí, la biblioteca" llegaba a sus oídos desde una dirección; "aquí, un banco", desde otra. Siguiendo una ruta programada, Golledge fue guiado de un lugar a otro por el ordenador y el sistema de orientación vía satélite. "Esto abre el mundo entero a los ciegos", dice Golledge.

De momento, la empresa Arkenstone Incorporated, especializada en tecnología para ciegos, piensa introducir en EE UU, en 1995, un callejero parlante para ordenadores personales que los ciegos podrán utilizar con una grabadora. El usuario teclea los destinos y el programa transcribe a un casete la descripción de la ruta.

En tiempo real

Pero el uso de datos de satélites para orientar en tiempo real a los ciegos. queda todavía lejos. El presidente de Arkenstone, Jim Fruchterman, predice con optimismo que un equipo como el prototipo de California podrá estar listo a finales de 1995. Pero el otro promotor del prototipo, Jack Loomis, de la UCSB, no quiere suscitar falsas esperanzas. "Todavía queda mucho por investigar", dice. "Ciertamente, el sistema será más pequeño, lo bastante reducido como para caber en una bolsa de cintura, pero pueden pasar 10 años antes de que esté listo para el mercado".La señal acústica de los cascos sigue siendo problemática, añade Loomis. "Queremos crear un ambiente acústico total, pero no es fácil hacer que las instrucciones parezcan venir de la dirección apropiada". Los especialistas están estudiando cuestiones como cuántos objetos parlantes puede tolerar a un mismo tiempo una persona y si los objetos deberían dictar su posición en distancias (biblioteca, 30 metros) o en ángulos (biblioteca, 30 grados a la izquierda), o en ambos.

El mayor obstáculo para los investigadores, dice Loomis, es aumentar la precisión de los datos, del satélite. El Ejército estadounidense sólo permite que se transmitan datos con una exactitud de 100 metros, explica. Para alcanzar la precisión deseada de un metro, la posición del portador de la mochila debe ser comprobada constantemente comparándola con una red de señales de radio locales. Pero estas señales no existen todavía.

En Europa

Jürgen Bornschein, cuya firma, Pappnineier AG -en Schwerte (Alemania)-, está desarrollando un equipo similar, cree que su empresa tendrá un prototipo para el mercado europeo a finales de 1996, como pronto.Los mapas digitales de ciudades alemanas ya están disponibles, dice Bornstein, pero puede que los datos de los satélites GPS no sean suficientes para guiar a un ciego. Espera que otro sistema vía satélite que proporciona datos posicionales, el Globus, palíe el problema. Calcula que el dispositivo costaría entre 8.000 y 10.000 marcos (de 670.000 a 840.000 pesetas) en el mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de diciembre de 1994