Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Reina Sofía expone "el arte que contamina"

El crítico Dan Cameron fragmenta las culturas en la muestra 'Cocido y crudo'

El crítico de arte norteamericano Dan Cameron, de 38 años, opina que el mundo del arte se ha desintegrado y ya no sirven los mismos esquemas para este final de siglo."Han caído las murallas entre los sectores del mundo de la cultura y es el cambio más fuerte ocurrido en la comunidad artística", declaró ayer. La exposición Cocido y crudo se presentará hoy en el Museo NacionalReina Sofía, de Madrid, con las obras realizadas por 54 artistas de 20 países. Su comisario, Dan Cameron, prefiere "un arte que se mezcle y contamine, en diálogo con los artistas y el público".

La cuarta planta del Museo Nacional Reina Sofía estará completa hasta el 6 de marzo por la exposición Cocido y crudo, un proyecto del comisario Dan Cameron -conocido en España por sus propuestas de El arte y su doble (1987) y El jardín salvaje (1991)- aprobado bajo la dirección del museo de María Corral, junto con la coordinación de YIva Rouse y Carlota Álvarez Basso.Durante tres años, el proyecto se ha ido concretando en la participación de 54 artistas de 20 países, que a través de instalaciones, pinturas, esculturas., fotografías, videoinstalaciones y acciones concentran el estado actual del arte contemporáneo. En las últimas tres semanas, los artistas han realizado su propia obra en el espacio convertido en taller, conocido a través de una larga correspondencia. entre el comisario Dan Cameron y el arquitecto Marcos Corrales.

"Los artistas piensan más en las prioridades del mundo, dentro de una descentralización del arte que se relaciona más con la cultura popular, política o literaria", declaró ayer Dan Cameron. "Nueva York sigue siendo la capital del mundo del arte, pero en un sentido más abierto y poroso. Se impone el multiculturismo y la apertura a otros ámbitos, hasta el punto de no existir barreras. También ocurre en España, donde interesa conocer el arte regional y lo nuevo, disperso en varias ciudades. En este nuevo nomadismo es clave la rápida ascensión del arte latinoamericano".

Contrastes

El antropólogo Claude Lévi-Strauss separa en Lo crudo y lo cocido lo referente a las sociedades primitivas y las desarrolladas, mientras que Dan Cameron utiliza la rotundidad de las palabras para establecer procesos y gestos comunes en lugar de separaciones. "No me gusta la pureza; prefiero mezclar y contaminar. En la muestra Cocido y crudo va a ser dificil para el público español saber de dónde vienen los artistas, y este contraste creo que beneficia al espectador, que podrá comprobar que el arte no está sobre pedestales, sino que tiene que ver con sus propias vidas cotidianas".

Las instalaciones dominan las propuestas de los artistas, procedentes de Europa, Estados Unidos, África, Latinoamérica, Asia y Australia. Dan Cameron ha llegado a la selección tras un largo proceso de diálogos con las obras, los artistas y los conceptos de la propia exposición. "La instalación es lo más atractivo para los artistas, que así rompen las barreras de la obra de arte. Son piezas que no terminan con la muestra, sino que se desarrollan y cambian en otros lugares". La mayoría han realizado las obras sobre el terreno, como españoles Victoria Civera, Rogelio López Cuenca, Pedro Mora y Juan Luis Moraza. Otros artistas que figuran en la muestra son Pedro Cabrita Reis, Xu Bing, Juan Dávila, Jimmie Durham, Renée Green, Gary Hill, Martin Kippenberger, Damien Hirst y Pierre et Gilles.

El fantasma de María

"Es la exposición de María". En los pasillos de la cuarta planta del Museo Nacional Reina Sofía se cruzan apuestas sobre la probable ausencia de la ministra de Cultura, Carmen Alborch, en la inauguración de la muestra Cocido y crudo, puesta en marcha por la directora anterior, María Corral. La destitución de Corral y la nueva dirección del museo puso en peligro el montaje a 90 días de la apertura pero tras dos semanas de espeso silencio se pudo continuar.Dan Cameron nota cierta frialdad pero evita cualquier comentario a los cambios. Los artistas no tendrán la cena habitual de los estrenos, y la han organizado por su cuenta. La instalación de la estatua de Lenin en la entrada depende de un permiso municipal. Un Lenin de seis metros, con alas de cobre puestas por el ruso Afrika.

Victoria Civera y Pedro Mora llegan de Nueva York para montar sus instalaciones. Civera considera "fastástico" que se pueda ver en España el arte más vivo y actual, mientras que Pedro Mora aporta una obra "muy neutra y a veces sutil" a una exposición llena de posibilidades".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de diciembre de 1994

Más información