Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fianna Fáil y laboristas fracasan en sus planes de formar Gobierno en Irlanda

La sombra de Brendan Smyth, el sacerdote que cumple condena en Irlanda del Norte por abuso de menores, planea aún sobre la formación de un nuevo Gobierno de Dublín. Cuando parecía que los líderes del Fianna Fáil, Bertie Ahern, y del Partido Laborista, Dick Spring, estaban a punto de anunciar la formación de un nuevo Gabinete en el Parlamento irlandés, la abrupta retirada de Spring de las conversaciones preparatorias, debido a nuevos interrogantes sobre el caso del religioso pederasta, colocan a Irlanda, otra vez, ante la posibilidad de unas elecciones anticipadas.

Tres semanas después de que Albert Reynolds tuviera que dimitir como primer ministro para abrir el camino a una nueva coalición de Gobierno, las dudas sobre la implicación real de todos los ministros de su partido, el mayoritario Fianna Fáil, en el nombramiento de Harry Whelehan, como presidente del Tribunal Supremo, se mantienen. Whelehan, retrasó durante siete meses la orden de extradición que pesaba sobre Brendan Smyth pese a lo cual, el Fianna Fáil decidió promoverle al cargo de presidente del Tribunal Supremo.De acuerdo con informaciones publicadas recientemente por el rotativo Irish Times, Reynolds y varios miembros de su partido estaban tan al corriente de la conducta de Whelehan en el caso, que habían solicitado su dimisión antes de promoverle al segundo puesto judicial más importante del país. Pese a ello, el ex primer ministro defendió con total convicción esta decisión en el Parlamento de Dublín.

El líder laborista irlandés, Dick Spring, aún vicepresidente y ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno en funciones, indicó ayer que no había una base sólida para avanzar en las negociaciones, tras considerar insuficientes las explicaciones dadas por el Fianna Fáil sobre la actuación de Whelehan. Por su parte, Bertie Ahern, nuevo líder del Fianna Fáil, manifestó ayer la improbabilidad de restablecer la coalición con el Partido Laborista.

Spring, pues, tiene de nuevo la posibilidad de llegar a un acuerdo más amplio: formar una coalición que incluya a los partidos Fine Gael y Democrático de Izquierda. Solución que, sin embargo, plantea nuevas dificultades. Para empezar, las relaciones del propio Spring con el líder del Fine Gael, John Bruton, distan mucho de ser cordiales, pero además, una coalición triple presenta obviamente, un flanco político más débil.

En el Parlamento irlandés, de 166 escaños, el Fianna Fáil cuenta con 68 diputados, mientras que el Fine Gael tiene 45;los laboristas, 33; el Partido Demócrata Progresista, 10; el Democrático de Izquierda, cuatro, y otras formaciones otros seis.

El último episodio del caso Smyth tuvo ayer al primado de la Iglesia Católica de Irlanda, cardenal Cahal Daly, como protagonista. Daly difundió, ayer una detallada declaración, en la que se autoexculpa de cualquier responsabilidad en el caso del padre Brendan Sinyth. En la declaración, en la cual elcardenal justifica su anterior silencio por su deseo de no perjudicar a las víctimas, el primado católico critica severamente a Smyth por ser incapaz de controlar sus impulsos perversos.

En caso de elecciones anticipadas, la consulta no podría celebrarse, según la Constitución, ni antes de tres semanas después de la disolución del Parlamento ni después de un mes. Según las encuestas, el 70% del electorado está en contra de elecciones anticipadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de diciembre de 1994

Más información

  • Crece la posibilidad de comicios anticipados