Las televisiones de EE UU recurren a las estrellas del cine para recuperar audiencia

"Sólo en las primeras cuatro semanas de emisión, la serie de televisión ER [producida por Steven Spielberg y comprada por TVE] fue vista por más gente de la que vio Parque Jurásico en un año, y estamos hablando de la película que más ha recaudado en la historia". Con estas palabras, Steven Spielberg, Jeffrey Katzenberg y David Geffen anunciaban ayer su acuerdo de coproducción de programas de televisión con Capital Cities, la casa madre de la cadena ABC, que financiará el 50% de todos los nuevos proyectos televisivos.El acuerdo hace historia en muchos sentidos. Hace tan sólo un mes se anunciaba el nacimiento del dream team, [el equipo de los sueños] de la industria del espectáculo, el nuevo gran estudio de Spielberg y sus socios. "Queremos ser los dueños de nuestros sueños", explicó Spielberg entonces, Ahora, con este macroacuerdo con la ABC, quieren ser, según Spielberg, "los padrinos de los mejores guionistas y productores".

Éxito

En el fondo está el fenomenal éxito del drama médico ER, escrito por Michael Crichton para Spielberg, que actualmente programa la competencia, la cadena NBC. ER es prácticamente el único éxito claro entre los programas estrenados este año.El pacto firmado ahora por el megaestudio significa que las grandes cadenas norteamericanas, que en los últimos años han encajado sonados fracasos con proyectos ambiciosos, vuelven a apostar por el talento de las grandes figuras del entretenimiento. Hasta hace un año, las grandes cadenas de televisión no podían producir más que una minoría de, los programas que emitían; el resto lo encargaban a productoras, y eran éstas las que se embolsaban los beneficios de la venta a otras cadenas. Con el cambio de reglamentación, estas grandes cadenas podrán producir un porcentaje mayor de programas y participar en los beneficios de su venta. "Y vender", se dijo ayer en la nota, "es el negocio del futuro; un negocio de cientos de millones de dólares". Sólo La hora de Bill Cosby recaudó en las cadenas sindicadas unos 120.000 millones de pesetas, de los que la NBC, la cadena emisora, no vio un duro.

Aunque no toda la última producción de Spielberg para televisión ha tenido éxito, su nombre vende automáticamente. La ABC quiere utilizarlo además como reclamo para atraer a otros talentos del cine.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 29 de noviembre de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50