Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Nuevos mundos

El artículo del escritor chileno, Jorge Edwards, titulado ¿Sociedad civil internacional?, publicado en EL PAÍS, el pasado 19 de octubre invita a la reflexión. Edwards coincide con René Depestre en plantear que la incipiente concretización de una sociedad civil internacional es consecuencia lógica, inevitable y deseable del desarrollo de las sociedades civiles en los países más avanzados del mundo. En su planteamiento, el poeta establece una proyección directa de los parámetros nacionales en el intemacional, mientras que una visión académica nos hace concluir que esa proyección es inversa. y el planteamiento se derrumba. Históricamente la sociedad, la sociedad civil, precede al Estado. Si nos trasladamos al plano internacional observamos el proceso de creación de estructuras institucionales impulsadas por los Estados nacionales. En este proceso, las sociedades civiles estatales no tienen una participación directa. Este nuevo "Estado internacional" busca una implantación legitimadora directa en una supuesta sociedad civil internacional aún inexistente. El proceso se ha invertido y, en buena lógica, no se puede concluir.

La cuestión, ¿Sociedad civil internacional?, tendrá una respuesta positiva cuando se articulen los mecanismos suficientes, al margen del bautizado "Estado internacional", que relacionen internacionalmente los intereses de las diferentes sociedades civiles estatales. Son las organizaciones internacionales no gubernamentales (OING) el embrión de una posible sociedad civil internacional.

Coincido con Edwards: la sensibilidad para percibir la necesidad de un gran cambio la tienen los poetas. Transportar sus sensaciones al mundo de las sensibilidades impermeables compete a alguien capaz de distinguir un instinto poético y transformarlo en instrumento prosaico. Un politólogo.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de noviembre de 1994