Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:MÚSICA

El barroco de Koopman

En el mundo de la interpretación barroca la figura de Tom Koopman (Zwolle, 1944) cuenta entre las más serias e importantes. Su pensamiento, su sentir y su saber llevan la erudición no a las puertas de lo museal, sino al centro mismo de la vida. Escuchar sus Purcell, Bach, Händel, De Fesch, Vivaldi o Rameau constituye una experiencia activa.En el nuevo concierto extraordinario de Juventudes Musicales Madrileñas, Koopman actuó con la Orquesta Barroca de la Comunidad Europea, una formación que, por su misma naturaleza, es cambiante y abierta. La versión 1994 reúne músicos de ocho nacionalidades, entre los que figuran solistas como Florián Deuter, violinista, o Rebbeca Milles, flautista.

Orquesta Barroca Europea

Director: T. Koopman. Obras de Purcell, De Fesch, Vivaldi, Händel, Bach y Rameau. Auditorio Nacional. Madrid, 10 de noviembre.

En el programa, suites y conciertos crearon una resumida imagen de 20 años de barroco. Si lo más práctico y figurativo venía, lógicamente, del operismo de Purcell y Rameau, el impulso motriz y contrapuntístico imperaba en Bach. Pero la emoción más honda, una vez más, estaba en el largo de Vivaldi, ensueño y melancolía veneciana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de noviembre de 1994