Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Unamuno sentiría vergüenza de ver dónde ha llegado el Ateneo"

Paulino García, de 55 años, catedrático de Veterinaria, hijo de ateneísta y socio de la institución desde hace 30 años, fue elegido el pasado 21 de octubre presidente del Ateneo. Esta añeja institución de la cultura madrileña sufre los rigores de la falta de liquidez.

Su nombramiento, no ha aplacado los ánimos. Salió por mayoría absoluta: de los 5.000 socios ateneístas votaron 154 y Paulino García obtuvo 134. El affaire del Ateneo se encuentra en su punto más álgido en sus 175 años de historia. En esta institución de la cultura española, donde la tolerancia fue una norma no escrita y donde siempre se arregló el mundo a gritos; los problemas entre los socios se han resuelto a golpes. Inmerso en ese ambiente, este veterinario, de aspecto bonachón, se muestra partidario de relanzar la institución, pero "no con un concepto decimononico, sino real". Y como primera medida ha pedido una auditoría para conocer el importe de la deuda heredada, cercana a los 200 millones de pesetas.Hijo de ateneísta y socio desde hace 35 años de la institución, este republicano recibe a los periodistas en el que fuera el despacho de Azaña "don Manuel", como él le llama-. "No saquen ruina", le pide al fotógrafo señalando el sillón desvencijado con un papel pegado donde se lee "para reparar".

Pregunta. ¿Qué sentido tiene una institución cómo el Ateneo a las puertas del siglo XXI?

Respuesta. Un sentido pleno, hay que recuperar la institución. Ver la posibilidad de dinamizar la vida del Ateneo. A las puertas del siglo XXI no podemos seguir sin una secretaría de medios de comunicación. Nos quejamos, pero es que no sabemos vender nuestro propio producto.

P. ¿Qué objetivos se plantea como presidente del Ateneo en los dos años de mandato que que tiene por delante?

-R. Espero que antes de fin de año podamos desarrollar actividades nuevas. En la convocatoria estarán cinco nuevos premios anuales; pretendo que esa información base, maravillosa, que es la biblioteca esté al alcance de los investigadores no solamente de Madrid; pretendo ver cómo está el tema económico y enfrentarme con él a corto y a medio plazo y tratar de buscar la financiación para acabar las obras.

P. Haga un análisis de la situación actual del Ateneo.

R. Una situación compleja, difícil, pero en ningún momento caótica. El Ateneo tiene dificultades que emanan de los años de la transición, y dificultades de los últimos años en los cuales don José Prat (el anterior presidente, fallecido hace seis meses) no tuvo capacidad física o de liderazgo constante.

P. Ha sido elegido por menos del 3% de los socios, ¿cómo explica el abandono y la desidia de los ateneístas?

R. Realmente esa cifra puee ser casi cercana al triple que obtuvo en la última elección don osé Prat, porque cuando es uno solo no va nadie a otar. Y el abandono de la mayoría de los socios ay que buscarlo en la adinamia de casa. Este salón 1 despacho de zafia] lo he abierto yo, la primera reunión de la directiva en este salón ha sido para firmar el acta de mi incorporación a la presidencia. Todo este área estaba cerrada, obras por todos los lados... El que venía se manchaba el traje; ésto estaba inhóspito y luego, además, los problemas de convivencia entre los propios socios.

P. ¿Qué proyectos tiene para atraer a los socios o para ganar nuevos ateneístas?

R. El Ateneo tiene más de 27.000 socios potenciales, por que la persona que es socia se puede dar de baja y volver cuando lo estime oportuno. Socios activos n este momento hay por debajo de os 7.000. No debe haber más ocios, pero sí más vida dentro de los socios que siguen pagando u cuota. Nosotros tenemos desde Aranguren a una Karmenchu Martín Gaite, Luis Ángel Rojo (socio número 15 al corriente de pago, junto con su esposa y dos hijos), Buero Vallejo... Espero que venga de forma inmediata, tengo una carta escrita para enviársela al profesor Fraga, que hasta 1984 fue socio activo y aquí preparó su cátedra, eso puede servir de inercia para que aquí se realicen actos culturales de todo punto. Ésa es la dinámica.

P. ¿Qué significa ser socio del Ateneo?

R. Asumir un talante liberal, en el sentido amplio de las ideas, no como credo político. Don Claudio Sánchez Albornoz decía que un libertario era un liberal con cuarenta grados de alcohol.

P. Miguel de Unamuno dijo que el Ateneo era Ia institución de la cultura más famosa de España", y sobre todo Ia antesala del parlamentarismo", ¿qué diría si viera a los socios agredirse físicamente en las asambleas?

R. Miguel de Unamuno sentiría vergüenza de ver dónde ha llegado el Ateneo, pero a don Miguel se le ha pegado aquí cada pateo... y ha tenido, incluso, que salir por detrás.

P. Sí, pero han pasado de arreglar el mundo a gritos a arreglarlo a golpes.

R. Sí, sí eso es una barbaridad y eso es algo que yo quiero cambiar. José Antonio, el fundador de Falange, vino por esta casa y no se pegó aquí con nadie, no encontró el eco adecuado, pero eso no le llevó a ningún tipo de enfrentamiento. El Ateneo de Madrid siempre ha tenido esa facultad de discusión viva y activa que se ha roto en los últimos tiempos. Quiero recuperar la normalidad y es muy difícil con este reglamento en la mano.

P. En su programa electoral se mostraba partidario de eliminar las disputas. Sin embargo, una de sus primeras medidas como presidente fue prohibir la entrada de un socio problemático, lo que provocó tal esdalo que tuvo que acudir escándalo la policía.

R. No, no. Primero yo no estaba aquí y segundo, que yo lo que hice fue dar trámite a una resolución firmada por unanimidad por la junta directiva.

P. ¿Cómo piensa conseguir dinero para pagar la deuda de cerca de 200 millones de pesetas, por la realización de las obras que se desarrollan desde 1989 en el edificio contiguo? ¿Va a hipotecar el edificio?

R. Como primera medida he pedido una auditoría. Para pagar, lo primero que necesitamos es conocer el importe de la deuda. No pienso hipotecar nada. Estoy negociando con el Ministerio de Cultura y con la Comunidad de Madrid y espero hablar con el alcalde. No creo que dejen morir al Ateneo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de noviembre de 1994

Más información

  • Paulino GarcíaPresidente del Ateneo de Madrid
  • "Quiero recuperar la normalidad y es muy difícil con este Reglamento en la mano"