Entrevista:

"Un payaso logra más que un predicador"

Desde hace una semana, cientos de carteles con traseros desnudos adornan la pequeña ciudad de Langenhagen, cerca de Hannover (Alemania). Son obra de la artista neoyorquina Yoko Ono. Ono, de 61 años, llama a la visión del trasero femenino A celebration of being human. A principios de los años 60, Ono fue uno de los fundadores del movimiento fluxus, una corriente que perturbaba el mundo del arte con desenfrenados happenings. Ono se hizo mundialmente famosa por su matrimonio con el beatle John Lennon. Ambos se convirtieron en pioneros del movimiento pacifista internacional.P. ¿Qué es tan fascinante en un trasero?

R. Las caras pueden mentir, los traseros no. Las caras de las personas engañan con el maquillaje, con la mímica, con sonrisas falsas.

P. Antes, usted llamaba a la acción, por ejemplo contra la guerra de Vietnam. ¿Por qué en la actualidad se limita al mensaje de que todo es bonito?

R. De mis imágenes se habla. La gente conversa sobre esos traseros, se pregunta si es un trasero masculino o femenino, o por qué no he elegido ningún trasero de bebé. Mientras hablen de traseros, no se matarán. El famoso bed-in con John Lennon, cuando nos quedamos una semana en la cama por la paz en 1969, en Amsterdam, fue sobre todo muy divertido. Un payaso logra más que un predicador.

P. Procede usted del movimiento fluxus, una tendencia artística que inspiró a la publicidad. A principios de los años sesenta, filmó usted a cámara muy lenta una cerilla encendida, y hoy ese motivo aparece en casi todos los anuncios de cigarrillos. ¿Le molesta eso?

R. En absoluto. No me gustan nada esos apóstoles de la paz aparentemente liberales que hablan en tono moralista y condenan el dinero. Por supuesto, el dinero tiene que estar del lado bueno. Necesitamos una industria pacífica fuerte para poder oponer algo a la industria bélica.

P. Si el dinero es tan importante para usted, ¿por qué sólo ha cobrado 3.000 marcos (unas 240.000 pesetas) por su acción de Langenhagen?

R. Incluso esa cantidad se la regalé a los organizadores. El dinero es importante, pero eso no significa que siempre tenga uno que cobrar, cobrar y cobrar.

P.¿Cuáles son sus modelos artísticos?

R. Todo lo que ocurre influye en mi, incluso cosas que ocurrieron antes de nacer yo.

P. Eso suena bastante esotérico.

R. No, es simplemente una cuestión de generaciones. Por ejemplo, cuando hablo con mi hijo Sean, que tiene 18 años, me doy cuenta de que es más sensato que los revolucionarios de los años sesenta.

P. ¿Es un joven genio?

R. Cada generación aprende de sus predecesores. Sean sabe que cometimos errores, y puede ahorrárselos. Ya no necesita follar por ahí como loco para sentirse libre. Sabe lo que pueden provocar las drogas, y no tiene que repetir nuestros excesos. La revuelta de los años sesenta ha fracasado porque no entendimos lo del sexo y las drogas.

P. Todo el mundo la sigue responsabilizando de que John Lennon abandonara los Beatles. ¿Sufre usted por ser su viuda?

R. No. John significó mucho para el mundo. Era muy sincero, muy humano. Por supuesto, también había cosas horribles, como su consumo de drogas. Pero compartió su vida con la opinión pública. Tengo que encargarme de que sus obras continúen vivas.

P. ¿Era usted una admiradora de los Beatles?

R. No, no me gustaba especialmente la música de los Beatles, y tampoco compré nunca un disco suyo. Cuando conocí a John en una galería londinense, ni siquiera sabía exactamente lo que hacía en realidad. Yo exponía un pedazo de madera en la que los asistentes debían clavar clavos. John me preguntó: "¿Puedo clavar?". Yo le dije que no. Entonces vino el dueño de la galería y me susurró: "Déjele hacerlo. Es millonario. A lo mejor compra algo si le deja". Yo dije: "De acuerdo. Por cinco chelines le dejo que clave un clavo". Y John contestó: "Bien, imaginemos que le doy cinco chelines, y luego imaginemos que clavo un clavo".

P. Se dice que en casa tenía usted que componer con un piano que sonaba muy poco. ¿No le gustaba a John su arte?

R. Sí que le gustaba. Y sigue siendo así. Puedo trabajar con toda confianza porque sé que, haga lo que haga, le gustará. Estábamos muy unidos. Somos un alma en dos cuerpos.

P. ¿Saldrá el año que viene un nuevo disco de los Beatles?

R. No tengo ni idea de cuándo será. Yo he puesto a disposición una cinta que grabó John después de la separación de los Beatles.

P. Ha convertido usted los tres millones de dólares que le dejó en herencia John Lennon en más de 300. ¿Cuándo empezaron a interesarle los negocios?

R. Cuando nació nuestro hijo Sean, John quería poder ocuparse plenamente de él, así que yo me hice cargo de todo lo relativo a los negocios.

P. ¿Qué ilusiones y sueños de los 60 se han desvanecido

R. Entre las ilusiones y los sueños existe una diferencia enorme: las ilusiones siempre se desvanecen, mientras que los sueños siempre se hacen realidad. Es sólo cuestión de tiempo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS