Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno venezolano expropia medios de comunicación

El Gobierno venezolano empezó a aplicar el pasado viernes el decreto de expropiación forzosa aprobado esta semana e inició la ocupación física de las empresas, créditos y derechos que se ofrecieron como garantía por los 11 bancos nacionalizados e intervenidos que recibieron ayudas del Estado.

La procuraduría general de la República inició la ocupación de una serie de bienes que eran deudores del Banco Latino, el Maracaibo y Bancor. Las primeras empresas afectadas son las emisoras de televisión, cadenas de radio, productoras de telenovelas y otras pertenecientes al grupo Cusco, cuyo accionista principal, Enrique Cusco, es socio de la organización Cisneros.Las empresas de comunicación, ahora intervenidas por el Gobierno, son: Omnivisión (televisión por cable); Servicios Multicanal 12; Cadena Unión Radio; Rori de Venezuela (gran almacén) e inmuebles como Torre Centuria. La mayoría de estas compañías tenían garantías insuficientes con los bancos.

La deuda de este grupo televisivo incluye a sus empresas filiales: Inversiones Telecable 40, Marte TV Holding Company (la más importante productora de culebrones venezolanos), Marte CVT Producciones de Televisión, TT Comunication Group, Teldaro Corporación, Inversiones Omix, Omnivisión Latinoamerican Enterteinment Inc, algunas constituidas en los Estados Unidos y las Islas Vírgenes.

En el caso de la televisión por cable Omnivisión y Servicios Multicanal 12, serán administradas por Venezolana de Televisión, canal del Estado, mientras dure la ocupación. Omnivisión fue fundada por los hermanos Urbina que contrajeron una deuda por 1.000 millones de pesetas con el Banco Latino. La deuda fue canjeada por acciones a través del ex presidente del Latino, Gustavo Gómez López y Enrique Cusco, socio de los Cisneros.

Los accionistas de las empresas afectadas tienen un plazo de 60 días para pagar la deuda que tienen con los bancos nacionalizados o el valor de los bienes expropiados. En caso contrario el Gobierno procederá a vender las empresas ocupadas mediante subasta pública antes de fin de año para recuperar las ayudas.

A empresarios y políticos no deja de preocupar la iniciativa del Gobierno y las facultades de la procuraduría. Para Luis Piñerua Ordaz, dirigente del socialdemócrata Acción Democrática, la expropiación constituye "una monstruosidad que presenta a Venezuela ante el mundo como un país que vive poco menos que al margen de la civilización".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de octubre de 1994