Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Comienza la conferencia

Comienza la conferencia internacional sobre la población en El Cairo. Como siempre, ante un acto de esta magnitud, en los días anteriores aparecieron decenas de estudios con muy diversos enfoques y finalidad. También como siempre, las posiciones vuelven a ser las mismas; por un lado, los que opinan que se debe reducir, aún más, el ritmo de crecimiento de la población, ya que no habrá posibilidad de mantenemos a todos, y, por otro, los que abogan por intentar aumentar los recursos disponibles y, sobre todo, mejorar la distribución de estos recursos.La realidad es que cada día los países pobres están más distanciados del llamado Primer Mundo, y, lo que es peor, sus condiciones de vida están empeorando. Por otro lado, los excedentes de todo tipo de productos no parece que disminuyan; de

Pasa a la página siguiente

Comienza la conferencia

Viene de la página anteriorhecho, los precios en el mercado siguen bajando. Este fenómeno obliga a los países ricos a subvencionar la falta de producción, e impide a los pobres disponer del mínimo requerido para un despegue económico digno.

Ahora, a las puertas del siglo XXI, tenemos la posibilidad de definir cuál va a ser nuestra postura con respecto a los más desfavorecidos. O incitarlos a limitar los nacimientos, es decir, a distribuir su pobreza entre me nos personas; o embarcamos en un proyecto a largo plazo para limitar primero y erradicar después las causas de su pobreza. Lo segundo es lo más difícil y probablemente nos obligará a todos, ricos y menos ricos, a apretarnos el cinturón un poco más. Pero también me parece la postura más progresista y humana que podemos adoptar.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de septiembre de 1994

Más información