Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Méndez y Marugán afirman que la pugna Gobierno-sindicatos beneficia a la derecha

El secretario de finanzas del PSOE, Francisco Fernández Marugán, y el secretario general de UGT, Cándido Méndez, coincidieron ayer en advertir que la derecha es la única beneficiaria del "desencuentro" vivido en los últimos años entre el Gobierno-PSOE y los sindicatos. Ambos expresaron la necesidad de llegar a un diálogo social eficaz que propicie el aprovechamiento de la recuperación económica.

Retomar el diálogo social es una de las asuntos prioritarios para este otoño. Al menos, parece que hay disposición para ello. Los contactos secretos que mantuvo en la primera semana de agosto el presidente del Gobierno con Cándido Méndez (UGT) y Antonio Gutiérrez (CC OO) han allanado algo el camino, a pesar de que los líderes sindicales siguen manteniendo al unísosno que "es necesario cambiar la actual política económica del Gobierno".En la fiesta de los mineros asturianos y leoneses convocada en Rodiezmo (León) por el SOMAFIA-UGT, a la acudieron, según los organizadores, alrededor de 30.000 personas, Marugán manifestó que "hay que reflexionar sobre la conveniencia e inconveniencia de esos frecuentes y reiterados desencuentros". El responsable de Asuntos Económicos del PSOE lamentó que el sindicalismo no sea hoy más "poderoso" que hace años y afirmó que su partido sigue creyendo que los sindicatos tienen "su lugar".

"Esperamos que fructifique y que sea positivo, y que se amplíen esas zonas de acuerdo que no supimos o que no alcanzamos en momentos anteriores", puntualizó el dirigente socialista. A su juicio, "sería bueno esforzarse en lograr acuerdos, que dan confianza en la incipiente recuperación, porque el clima de diálogo puede ayudar a la generación de empleo".

El responsable del PSOE reflexionó sobre las cuentas que la sociedad pedirá al PSOE en un futuro y matizó que su partido tiene que trabajar con vigor para esa sociedad que quiere profundizar en el cambio. "Los socialistas no tenemos un salvoconducto para andar por la historia, tenemos que contar qué uso hemos hecho de la representación social y política", dijo.

Respecto a la oferta de Aznar, de negociar entre el PSOE y el Partido Popular los Presupuestos del 95 a espaldas de Convergència i Unió, Fernández Marugán indicó que el Gobierno no descarta ningún tipo de pacto, incluso a tres bandas (PSOE-PP-CiU). "La oferta del PP", dijo sin aludir a una hipotética exclusión de los nacionalistas catalanes, "me parece muy seria. La vamos a estudiar y, si coincide con nuestro planteamiento para que la recuperación económica dure mucho y genere empleo, estaríamos encantados en pactar con esa formación".

Cándido Méndez, secretario general de UGT, arropado por Fernández Marugán, el ex ministro de Trabajo Luis Martínez Noval y la ex ministra de Asuntos Sociales Matilde Fernández, entre otros representantes socialistas, señaló que hay posibilidades de recuperación económica. "Cualquier bien nacido tiene que apostar por esto". Al mismo tiempo, Méndez mostró su deseo de que la organización sindical que dirige pueda contribuir a aunar criterios entre el Gobierno, los empresarios y los sindicatos mayoritarios.

No obstante, no faltaron las críticas al Gobierno. Méndez expuso un rosario de "problemas de fondo". La alta tasa de desempleo, la "escasísima competitividad", la falta de "estimulación a los empresarios para que trabajen como empresarios y no como especuladores", la ausencia de una política comercial, el deterioro del mercado de trabajo y un "fraude fiscal de tres billones de pesetas". Méndez también se refirió a la oferta de, Aznar de pactar los Presupuestos con el PSOE sin CiU. "Si el PSOE pacta con el PP, apaga y vamonos".

En declaraciones a Radio Nacional, el secretario general de CC OO, Antonio Gutiérrez, reconoció los contactos con el Gobierno, aunque los calificó de "exploración". Gutiérrez afirmó que persisten las posturas distantes. A su juicio, sin un cambio en la política económica no es fácil avanzar. La Mesa de la Función que se reúne hoy será un buen test para saber las intenciones del Gobierno, según manifestó el líder sindical.

De vuelta al mitin

Luis Martínez Noval, secretario general de los socialistas asturianos y ex ministro de Trabajo, aprovechó la fiesta minera de ayer para hacer su primera comparecencia pública tras la operación de transplante de médula a la que fue sometido en Barcelona hace casi cuatro meses. Martínez Noval aguantó de pie tres horas de fiesta con un bastón. El ex ministro se mostró optimista sobre la actual situación del PSOE de cara a las próximas elecciones: "Estamos en mejor situación que hace meses y hay muy pocos militantes y dirigentes del PSOE que no consideren que es necesario un esfuerzo de cohesión". Martínez Noval agregó que "ahora es más posible que nunca un acuerdo entre Gobierno y sindicatos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de septiembre de 1994

Más información