LA LUCHA ANTITERRORISTA

Una bomba etarra en la vía de Pamplona a Zaragoza afecta a medio centenar de trenes

El tráfico ferroviario entre Pamplona y Zaragoza quedó interrumpido casi 17 horas entre la noche del martes y la mañana, de ayer después de que un comunicante. anónimo anunciase en nombre de ETA la colocación de dos bombas, una de las cuales estalló de mañana. El corte de la línea afectó a medio centenar de trenes, principalmente con origen y destino en Galicia, Asturias y País Vasco. Los pasajeros fueron trasladados en autobuses.

El artefacto, de fabricación artesanal y con cuatro kilos de explosivo, estalló a las cinco de la madrugada de ayer entre las localidades navarras de Cortes y Buñuel. La bomba había sido colocada en el punto kilométrico 60,725 de la línea Castejón (Navarra)-Zaragoza, a unos 10 metros de un paso a nivel sin barreras.La explosión, que no causó daños personales, abrió un socavón de casi un metro de profundidad y dos de diámetro, levantó las traviesas de la vía a lo largo de más de 40 metros y curvó los raíles sin llegar a romperlos. Renfe había interrumpido inmediatamente el servicio una vez que se recibió en el diario Egin, a las nueve de la noche del martes, una llamada avisando en nombre de ETA de la colocación de dos bombas. Otra llamada similar se realizó a la sede bilbaína de la asociación DYA de ayuda en carretera.

Durante horas la Guardia Civil inspeccionó las vías y comprobó que no había más artefactos. El tráfico se reabrió a las 13.45 de ayer.

Catorce autobuses fletados por Renfe partieron de Castejón para trasladar hasta Barcelona, Madrid y Zaragoza a los viajeros afectados por la suspensión del servicio, mientras los trenes de largo recorrido fueron desplazados a otras vías.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción