Washington pide calma y toma medidas frente a un éxodo masivo

La Administración- estadounidense está tranquila pero preparada para contrarrestar un éxodo masivo desde Cuba. En declaraciones a la cadena NBC, Leon Panetta, jefe de gabinete de la Casa Blanca, afirmó que "no se espera un nuevo Mariel ahora mismo, porque las cosas se están calmando". Pero un funcionario de la Administración explicó que si Fidel Castro cumple la advertencia de suprimir la vigilancia de las costas de Cuba, Washington podría bloquear con buques de guerra el estrecho de Florida. El funcionario dijo, sin embargo, que el presidente Bill Clinton no había tomado aún ninguna decisión a este respecto.David Johnson, portavoz del Departamento de Estado, aseguró ayer en una rueda de prensa, que Estados Unidos haría "todo lo que sea necesario para responder a cualquier situación que pueda presentarse".

El presidente cubano, Fidel Castro, amenazó el viernes con permitir la libre emigración de la isla en unas declaraciones que recordaron a la Administración norteamericana la crisis de Mariel, cuando 125.000 refugiados desembarcaron en las costas de Florida en 1980.

Panetta reiteró el domingo que Estados Unidos no permitirá que Castro dicte su política de inmigración, y que no se repetiría un episodio como el de hace 14 años. Muchos de aquellos refugiados se amotinaron en Fort Chaffee, en Arkansas, y causaron un grave daño a la imagen de Clinton, que era entonces gobernador de ese Estado.

Johnson señaló ayer que miembros de la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba se reunieron con funcionarios del Gobierno de la isla durante el fin de semana, pero no especificó si Castro asistió a la reunión.

La asesora de Seguridad Nacional, Sandy Berger, convocó el sábado a la fiscal general el Estado, Janet Reno, y a otros altos funcionarios de la Administración para coordinar el trabajo de las distintas agencias que se verían afectadas por un nuevo éxodo de refugiados cubanos.

Alerta en Florida

La policía del sur de Florida está alerta ante una posible emergencia, y el diario The Miami Herald ha anunciado que uno de los planes de respuesta incluye un bloqueo del estrecho por barcos de la Armada, y la detención de refugiados cubanos y de los residentes en Florida que se desplacen a Cuba para recoger a familiares o amigos.

A lo largo del sábado, pilotos estadounidenses que sobrevuelan el estrecho localizaron a 70 personas, distribuidas en 13 grupos de refugiados, a bordo de barcazas o en islotes de la zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de agosto de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50