Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jóvenes punkis siembran el caos por dos días en la ciudad alemana de Hannover

Los punkis invadieron Hannover (Alemania) el pasado fin de semana. Centenares de ellos fueron detenidos en esta ciudad, a la que habían acudido desde distintos puntos del país para celebrar un encuentro al que bautizaron como Días del caos. Los punkis destrozaron vehículos, rompieron escaparates, lanzaron botellas y quemaron cubos de basura. Al menos 17 policías resultaron heridos al enfrentarse con ellos.

Panfletos distribuidos por todo el país habían convocado a los jóvenes punkis para reducir Hannover a "polvo y cenizas" durante dos días de lucha contra "la policía y los burgueses". Conmemoraban de este peculiar modo el décimo aniversario de sus últimos Días del caos festejados en esta ciudad del centro dé Alemania. Durante varios años consecutivos, desde finales de los 70 hasta 1984, los punkis celebraron reuniones anuales de este tipo en Hannover, ciudad emblemática de su movimiento.La policía se enfrentó la noche del sábado con unos 300 jóvenes ebrios que, tras salir de un concierto de rock, iban por la ciudad dañando coches, rompiendo escaparates e insultando a, los habitantes. Diecisiete policías resultaron heridos por lanzamientos de botellas y piedras. Uno de ellos fue hospitalizado por una fractura ósea. Los punkis también hirieron a varios jóvenes que encontraron a su paso.

Mas de 250 personas fueron detenidas durante la noche del sábado, elevando la cifra total del fin de semana a unos 600. Unos 180 punkis fueron detenidos en la noche del viernes por provocar disturbios y otros 140 el sábado por la tarde cuando la mayoría de ellos orinaba al unísono en la plaza que se encuentra junto a la estación de trenes de Hannover. Fuerzas policiales impidieron ayer por la mañana a un pequeño grupo entrar en una iglesia en la que se celebraba misa. Muchos de los detenidos han sido enviados a sus ciudades en trenes custodiados por la policía. Otros fueron recogidos por sus padres en las comisarías.

Los organizadores han repartido octavillas que animan a repetir las jornadas caóticas en próximos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de agosto de 1994

Más información

  • Cientos de detenidos por los disturbios del fin de semana