Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los católicos premian en EE UU las series más criticadas por el público conservador

La pasada semana se entregaron en Los Ángeles los premios Humanitas, un galardón que para los profesionales del entretenimiento es algo equivalente al Premio Nobel de la Paz. Lo concede el Human Family Educational and Cultural Institute, una organización católica. Se habían presentado cerca de 400 programas, y los finalistas debían mostrar su capacidad para "alentar en los telespectadores la comprensión hacia los demás y la compasión hacia el sufrimiento".Lo curioso ha sido que entre los finalistas galardonados -Policías de Nueva York, Picket Fences, Ley y orden, Murphy Brown y Frasier- figuran programas muy atacados por asociaciones de telespectadores, algunos de confesión católica, por obscenos" o "violentos".

La selección como finalista de la serie creada por Steven Bochco, Policías de Nueva York (en Tele 5), es un auténtico varapalo a esas organizaciones de "vigilancia y denuncia", que le han procurado a Bochco publicidad gratuita prácticamente a lo largo de toda su carrera, desde Canción triste en Hill Street a La ley de Los Angeles.

La propia gestación de la serie fue un feroz forcejeo entre los productores y la cadena, concretamente por el temor a la reacción de estos grupos ante algún tímido desnudo y alguna palabra fuerte. Se da el caso de que la Asociación de Telespectadores y Radioyentes (ATR) denunciaron ante el Senado y propusieron el boicoteo de los anunciantes, entre otras series, a Policías de Nueva York, por su "violencia".

Valores familiares

Otra de las finalistas, la telecomedia Murphy Brown (junto a Frasier, que emitirá proximamente Antena 3), fue atacada desde sectores conservadores por "atentar contra los valores familiares", al presentar a una madre soltera, la propia Murphy (Candice Bergen), sin entonar el mea culpa. Anteriormente había recibido, y sigue haciéndolo, numerosos ataques y llamadas al boicoteo por determinadas organizaciones radicales cristianas.La organización católica que concede el Humanitas tampoco ha visto esa "violencia" poco ejemplar denunciada en la serie policiaco-judicial Ley y orden (pasó hace unos meses por nuestra pantalla), finalista también y muy criticada.

Aunque los premios se conceden a espisodios concretos, no deja de ser curioso que Picket Fences (Antena 3) haya sido una de las tres finalistas en la categoría de programas de una hora. Las aventuras de esa pequeña comunidad de Roma (Wisconsin), que presiden el sheriff y su mujer, la médico del pueblo, ha sido la diana, una semana sí y la otra también, de conservadores americanos, a los que ha parecido mal la apertura con que aborda temas relacionados con la sexualidad (varias emisoras de televisión local se negaron hace un año a emitir un episodio relacionado con dos adolescentes y su primera experiencia sexual).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de julio de 1994