Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'Hubble' encuentra la primera prueba de gas en el espacio entre galaxias

Generalmente la gente supone que el espacio, los inmensos huecos existentes entre las galaxias, está vacío, pero esto no es consistente con la teoría del Big Bang o gran explosión como origen del Universo. El telescopio espacial Hubble, con su óptica arreglada, ha conseguido la primera prueba, después de años de búsqueda con otros instrumentos, de que el espacio intergaláctico está formado por helio e hidrógeno ionizados.

En un informe en la revista Nature, un equipo de astrofísicos liderado por P. Jakobsen de la Agencia Europea del Espacio (ESA) comunica la detección de helio ionizado (que ha perdido uno de sus dos electrones por la alta temperatura del medio intergaláctico). La teoría del Big Bang señala que en los primeros tres minutos después de la enorme explosión que dio comienzo al Universo se formaron los elementos más ligeros conocidos (helio e hidrógeno) mediante reacciones nucleares. Si existe el medio intergaláctico, debe estar formado sobre todo por los dos elementos que datan de esos primeros instantes, ya que todos los demás, incluidos el carbono, oxígeno y nitrógeno de nosotros mismos, fue creado dentro de las estrellas.Los astrofísicos utilizaron el Hubble para observar la luz procedente de un cuásar muy lejano. Al analizar el espectro de la luz se puede deducir a través de qué gases ha pasado en su largo viaje hasta la Tierra. El espectro correspondiente al ultravioleta lejano revelé que el helio está presente en el medio intergaláctico. Hasta ahora no se había podido detectar el helio porque en su forma ionizada tiene una firma en una longitud de onda tan corta que solo se puede observar desde el espacio. Y el hidrógeno ionizado no se puede detectar porque ha perdido su único electrón.

"Este avance cosmológico proporciona la primera prueba directa de que el medio intergaláctico es un plasma altamente ionizado de hidrógeno y helio", señala en la revista el científico Kenneth Lanzetta, aunque también escribe que quedan muchos detalles por confirmar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de julio de 1994