Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"El general Monzón 'dimite' tras las presiones de Aznar al alcalde

El general Manuel Fernández-Monzón, de 59 años, sólo ha resistido 14 meses y 15 días como jefe de la Policía Municipal de Madrid (5.000 agentes), cargo para el que fue fichado por el alcalde, José María Álvarez del Manzano (PP). El correo privado del militar, sazonado de insultos y denuncias contra la clase política nacional y local, se ha convertido en su principal verdugo. El presidente del PP, José María Aznar, presionó anteayer al alcalde para que le destituyera, según fuentes de la dirección del partido, informa Victorino Ruiz de Azúa. No obstante, el cese, registrado finalmente ayer,fue presentado como una dimisión.Fernández-Monzón enviaba desde hace años cartas fotocopiadas a diversas personalidades -siete, según manifestó anteayer- donde expresaba sus opiniones políticas y sus criterios sobre concejales y diputados (una de sus frases elogiaba las piernas de la concejal Mercedes de la Merced, otra criticaba a la edil Esperanza Aguirre y un tercer párrafo destacable indicaba que la situación actual es peor que la que se daba cuando el golpista Antonio Tejero entró pistola en mano en el Congreso). La publicación por un periódico de este correo privado del general desató la polémica.

"Él ha presentado la dimisión con carácter voluntario", dijo ayer el alcalde de Madrid. "Habrá cambiado de idea durante la noche" añadió para justificar la sorprendente renuncia al día siguiente de que explicase en rueda de prensa que no pensaba dimitir.

El portavoz socialista, Juan Barranco, declaró: "Ha sido Aznar quien ha echado a Monzón al descubir que el general le nombraba como uno de los destinatarios de sus cartas. Esto demuestra que en el Ayuntamiento de Madrid no manda Álvarez del Manzano, sino Aznar". Pero el alcalde rechazó esta hipótesis: "La responsabilidad en el Ayuntamiento la tengo yo con todas las consecuencias".

Fuentes del PP, por otro lado, señalan que Aznar no llegó nunca a leer los escritos de Monzón, puesto que su secretaría criba la correspondencia: "Existe un filtro muy eficaz, y esas locuras no se permite que lleguen a manos del presidente del partido". Algunos dirigentes municipales del PP que pudieron hablar con Álvarez del Manzano el pasado jueves le encontraron "muy tibio y sin intención de despedir a Fernández-Monzón".

PASA A LA PÁGINA 3

Álvarez del Manzano despide, a Monzón agradeciéndole su "trabajo eficaz"

VIENE DE LA PÁGINA 1Fuentes del PP explican también que el alcalde quería destituir a Monzón, aunque dejando pasar unos días "para no actuar bajo presión de los periódicos"; pero desde la calle de Génova -sede nacional del PP- le hicieron llegar que o Monzón dimitía o se le debía relevar inmediatamente. Álvarez del Manzano comunicó -el dilema al general, y éste se apresuró a presentar la dimisión. Aznar "manifestó su deseo" de que saliera del Ayuntamiento hoy mismo, según los citados informantes. -

Coincidiendo con Aznar, significados dirigentes nacionales habían reclamado con sus opiniones -en este caso públicas- la destitución del militar. Primero, el mismo jueves, el portavoz del PP en el Senado, Alberto Ruiz Gallardón: "Las cartas delatan a su autor y son impresentables". Ayer, Rodolfo Martín Villa, en Radio Nacional: "Creo que lo que ha hecho el general Monzón es enormemente reprobable y yo le recomendaría al alcalde que le destituya, y cuanto antes".

El presidente del Partido Popular, José María Aznar, evitó ayer en Madrid comentar la dimisión del general Monzón. "No es de mi jurisdicción", dijo al término de, una audiencia con el Rey. "Es competencia del Ayuntamiento".

Aznar fue preguntado si él era uno de los destinatarios de la carta confidencial del general que hasta ayer dirigía la Policía Municipal de Madrid, pero no quiso dar respuesta. Se limitó a contestar con un gesto expresivo de que no quería decir nada.

Celia Villalobos, eurodiputada del PP, que sufrió los comentarios de Monzón a su aspecto físico -"está buenísima", escribió-, tildó ayer al general de "misógino" y "machista", y consideró "impresentables" sus opiniones.

La oposición municipal, con Fernández-Monzón eliminado, disparó sus críticas contra el regidor madrileño. "Ha demostrado que no tiene autoridad suficiente para destituir al general. Ha tenido que ser Fernández-Monzón el que presente su dimisión irrevocable", señaló el edil socialista Ginés Menéndez. El diputado nacional y concejal de IU Franco González recalcó que la dirección nacional del PP había intervenido: "Este escándalo ha tenido que resolverlo directamente Aznar al sentirse tocado por las cartas del general".

Las palabras del alcalde

El alcalde compareció ayer, como todos los viernes, ante los periodistas. Y aprovechó la convocatoria para anunciar la "dimisión" del general. "Lo ha hecho para no dañar al Ayuntamiento, para no dañar a la Policía Municipal y para no afectar de ninguna manera al Partido Popular", explicó lacónico Álvarez del Manzano. "Ya partir de este momento no quiero hablar más del tema", zanjó.

El regidor consideró el discutido asunto de las cartas "un motivo extraprofesional que nada tiene que ver con la Policía Municipal ni con el Ayuntamiento". Además, Álvarez del Manzano señaló que el tratamiento que la opinión pública había dado al papel escrito y repartido en fotocopias a siete amigos había resultado desproporcionado. ¿Iba a destituir usted al general?, se le preguntó. "Nunca hablo de conjeturas", contestó el jefe municipal del PP.

Álvarez del Manzano agradeció publicamente "el trabajo eficaz" desarrollado por Fernández-Monzón en el Ayuntamiento, y le puso nota: "Ha sido un buen jefe de la Policía Municipal".

El general tan sólo tiene un defecto: "Nunca conseguirá el Premio Nobel de Literatura", según masculló ayer el primer teniente alcalde, Luis María Huete. El edil de IU Franco González no coincidió con Huete: "Monzón sólo sirve para la vida contemplativa y para hacer poesías

El Ayuntamiento de Madrid vuelve a tener vacante la plaza de inspector jefe de la Policía Municipal, que, según una ley regional , tiene que ser cubierta por concurso (lo que no ocurrió en el caso de Monzón).

El cargo supone unos ingresos anuales de 8.050.000 pesetas brutas. El alcalde no piensa nombrar inmediatamente a su sucesor: "Las cosas hay que ha cerlas ordenadamente", aclaró. La oposición se permitió ayer un consejo: "Que el próximo no sea militar, para que no fomente, como éste, la militarización del cuerpo. Hay que buscar un civil, y si quieren, les podemos dar nombres", comentó Franco González (IU).

Los representantes sindicales de UGT y CC OO comentaron ayer que la Policía Municipal de Madrid necesita ahora un inspector jefe que gane su plaza por concurso, informa Europa Press. Los sindicatos dibujaron el perfil ideal: "Un verdadero profesional, capacitado y experimentado, y sin las extrañas veleidades demostradas por el dimisionario".

La contratación de Fernández-Monzón, ordenada por Álvarez del Manzano -como funcionario interino municipal para hacerse cargo de la policía- fue contestada por el Gobierno socialista de la Comunidad de Madrid. Hace un año presentó un recurso contra el nombramiento ante la sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid por entender que la plaza no había salido a concurso. El pasado 14 de febrero, los abogados de la Comunidad de Madrid ratificaron su denuncia y en breve esperan un fallo favorable de los tribunales. Ya será tarde. El general dejó ayer el Ayuntamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de julio de 1994

Más información