Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar abre una vía estable de diálogo con Convergéncia i Unió y el PNV

El PP ha abierto una vía de diálogo estable con los nacionalistas catalanes y con los vascos en una operación para eliminar los recelos que causa la opción política que preside José María Aznar en Unió Democrática de Catalunya (UDC) y en el Partido Nacionalista Vasco (PNV). Durante la cena que Aznar ofreció el miércoles en Bruselas a Xabier Arzalluz y a Josep Antoni Duran Lleida, el presidente del PP vaticinó elecciones generales en un año y el desplome del PSOE por los casos de corrupción que, según apuntó, saldrán próximamente.Arzalluz y Duran Lleida extrajeron otra conclusión de la cena: el presidente del PP no parece tener prisa por llegar a La Moncloa y está convencido de que se equivocan los que creen que una cierta mejora de la economía puede ayudar electoralmente a los socialistas. En la cena, el líder conservador dejó de lado los reproches que ha venido haciendo a los nacionalistas catalanes por el apoyo que prestan al Gobierno socialista desde las generales del 6 de junio de 1993.

El encuentro de Bruselas -programado con la excusa de que los tres dirigentes asistían en la capital comunitaria a una reunión del Partido Popular Europeo- se saldó favorablemente para las tres partes. El PP consiguió arrinconar, al menos por ahora, la imagen de que es incapaz de entenderse con los nacionalistas por su defensa a ultranza de un nacionalismo español.

Además, Aznar logró algo ciertamente difícil: sentar en una misma mesa para hablar de futuro a representantes de dos formaciones que apoyan al Gobierno. Aunque no sirva como referencia exacta, los encuentros que Felipe González ha mantenido con el PNV o con CiU siempre han sido por separado.

Satisfacción

En las filas del PP se aseguraba ayer que los conservadores habían conseguido romper un tabú importante "después de que en estas dos comunidades, pero sobre todo en Cataluña, se hubiera satanizado al PP". "El diálogo será más fructífero en meses sucesivos", aseguró ayer un dirigente del PP.El PNV y Unió también salieron satisfechos de la cena. Duran dejó claro a Aznar que, pese a la importancia de las pasadas europeas, no habrá cambio de alianzas y que, hoy por hoy, CiU mantiene su apoyo parlamentario al Gobierno.

Para el dirigente democristiano, en política los plazos deben cubrirse. Otra cosa, añadió Duran, es empezar ya a preparar el futuro dado el pronóstico que hacen los nacionalistas catalanes sobre las serias posibilidades del PP de gobernar en España en un futuro inmediato.

En las próximas semanas, ese diálogo puede plasmarse por lo que respecta a Unió si se concreta la creación de una comisión estable de trabajo con el PP semejante a la que ya tiene este partido con el PNV.

Este comisión se encargarría de leer a fondo el Estatuto y trabajar en su desarrollo. El objetivo de estas comisiones es intercambiar información para acercar posiciones, al tiempo que facilitará las relaciones futuras si el PP llega a La Moncloa.

En el caso de la comisión que el PP tiene con el PNV, el interés es, además, mucho más inmediato, ya que en otoño se celebrarán elecciones en el País Vasco y, en función de los resultados, no se descarta que las formaciones de Aznar y Arzalluz sean capaces gobernar en coalición.

Duran Lleida, que ya es vicepresidente de la Internacional Democristiana (ID), ha visto reforzada su posición tras su elección como presidente del comité de notables creado por la ID para reformular el ideario democristiano y relanzar esta ideología.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de junio de 1994