Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos muertos al estrellarse una avioneta durante un festival aéreo en Valladolid

Anibal Sánchez Ruiz, de 44 años, médico especialista en cirugía maxilofacial, y su hijo de 16 años, Mario Sánchez Rodríguez, fallecieron a las 11.30 de ayer cuando la avioneta con la que participaban en un festival aéreo en la base de Villanubla, en Valladolid, se precipitó al suelo. El aparato, una avioneta EC-506 para aficionados, capotó por causas todavía desconocidas desde unos 40 metros de altura cuando estaba realizando una acrobacia con un giro en picado. El festival fue inmediatamente suspendido.

Aníbal Sánchez y su hijo murieron en el acto como consecuencia del fuerte impacto contra la pista del aeropuerto, de la que habían despegado poco antes. Los cadáveres de ambos fueron trasladados en helicóptero hasta el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, donde trabajaba el médico fallecido.El festival aéreo se suspendió inmediatarnente por decisión de los responsables de la Sociedad V Centenario del Tratado de Tordesillas, organizadora del acto. En él estaba previsto que participaran 200 profesionales y más de 50 aviones ante unas 14.000 personas que se habían concentrado en la base. La avioneta cayó a unos 600 metros de la zona donde estaba el público. "No ha habido ningún riesgo para los asistentes", recalcaron fuentes militares.

El presidente de la Sociedad V Centenario del Tratado de Tordesillas, Luis Miguel Enciso, afirmó sentirse "desolado" por el accidente.

Investigación

El coronel José Caballero, jefe de la base aérea, señaló en conferencia de prensa que el hecho de que la avioneta fuese amateur no significa que hubiera más posibilidades de accidente: "Estos aviones, como el resto, cumplen evisiones las tramitaciones y revisiones oportunas antes de volar".El coronel agregó que se ha abierto una investigación para esclarecer las causas del siniestro, ya que el tiempo era excelente y no se había registrado ningún tipo de incidencias en el aparato. En el momento del siniestro otras cinco avionetas de similares acompañaban a la de Aníbal Sánchez.

En el festival aéreo estaba prevista la participación de unos 200 profesionales con aparatos como ultraligeros, avionetas y globos de exhibición. También se había dado el bautismo del aire a 300 escolares de Castilla y León.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de junio de 1994

Más información

  • El aparato estaba tripulado por un médico y su hijo