Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP pisa los talones a los socialistas andaluces

Ni las previsiones más optimistas del Partido Popular ni las más pesimistas del PSOE podían prever tal vuelco en el electorado andaluz. Con el 92,67% de los votos escrutados, los populares pisaban los talones y se colocaban a tan solamente cuatro escaños del partido socialista, que durante los últimos doce años ha gobernado con una holgadísima mayoría absoluta.El dato más significativo de la debacle del PSOE se dio en la ciudad de Málaga, tradicionalmente un feudo seguro de los socialistas y donde guerristas y renovadores mantienen abierta una fuerte crisis interna. El partido socialista no solamente dejó de ser la fuerza más votada sino que pasó a la tercera posición por detrás, incluso, de Izquierda Unida-Los Verdes.

En Almería, el Partido Popular superó por primera vez en unas elecciones al PSOE de forma que mientras son seguros los cincos escaños populares, los socialistas oscilan entre cuatro y cinco actas; mientras que en Cádiz, provincia por la que el socialista Manuel Chaves se presentaba como candidato para renovar su cargo al frente de la Junta de Andalucía, empataron a cinco escaños, convirtiéndose esta circunscripción en una de las zonas donde la caída del PSOE ha sido más contundente.

El partido que dirige Javier Arenas ha conseguido no solamente agrupar todo el voto de derecha y de centro así como el andalucista sino también ha logrado robar los votos de los electores ideológicamente más moderados que apoyaban al partido socialista.

La coalición que en Andalucía preside Luis Carlos Rejón se apuntó un nuevo tanto en el particular libro de récords de las elecciones andaluzas. Rejón logró superar el techo marcado por Anguita en 1986 que obtuvo un total de 19 escaños. Izquierda Unida-Los Verdes se configura de esta forma en la llave del Parlamento de Andalucía andaluz y del futuro gobierno de Manuel Chaves, aunque los dirigentes de la coalición han anunciado por activa y por pasiva que no habrá pacto de gobierno con los socialistas.

Los andalucistas entran de nuevo en una de sus fases guadianescas. De los 10 diputados conseguidos en 1990, ahora pasan a tres. Ni siquiera el candidato del enésimo proyecto nacionalista, denominado Poder Andaluz, Arturo Moya, ha conseguido escaño. De nuevo, los líderes históricos del andalucismo -Alejandro Rojas-Marcos, Pedro Pacheco y Miguel-Ángel Arredonda- deberán emprender otra travesía del desierto e imaginar una nueva salida para el proyecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de junio de 1994