Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obras Públicas sacara a concurso la gestión del AVE Madrid-Barcelona

La ejecución y explotación de la línea de alta velocidad entre Madrid, Barcelona y la frontera francesa se someterá a concurso público con arreglo a unas condiciones mínimas y precisas, según los estudios que maneja el departamento de infraestructuras del transporte ferroviario del Ministerio de Obras Públicas. Los primeros tramos de esta línea se licitarán este año y en el plazo de 12 meses se decidirá el modelo de ejecución de las obras y explotación de la línea, cuyo coste ronda el billón de pesetas.

La línea del AVE entre Madrid y la frontera francesa dará este ano sus primeros pasos al licitarse los tramos Ricla-Calatayud y Zaragoza-Lérida. La decisión trascendente -el modelo de financiación de las obras y la explotación de la línea- se tornará en un plazo máximo de doce meses, según el Ministerio de Obras Públicas.El departamento que dirige José Borrell analiza entre tanto el borrador de un concurso para la construcción de esta línea con arreglo a unas condiciones mínimas. El director general de Infraestructuras del Transporte Ferroviario, Antonio Monfort, ha precisado que las condiciones del concurso serán escuetas. Se exigirá compatibilidad de los sistemas con la línea que ya está en servicio entre Madrid y Sevilla y también con las que enlacen en el 17uturo con la red francesa de alta velocidad. Habrán de ajustarse además a los traza(los diseñados por la Administración, así como a la localización de las estaciones.

"A partir de estas premisas, el margen de libertad de los concesionarios será muy elevado" afirmó Monfort. La oferta a los grupos financieros que estén dispuestos a compartir la financiación de este enlace, cuyo coste se evalúa en torno al billón de pesetas, comienza a perfilarse ahora. "Si no somos capaces de aglutinar el interés de inversores privados no será posible sacar adelante esta obra, ya que es necesario simultanearla con el desarrollo de otras infraestructuras que son más urgentes".

El subsecretario del ministerio, Antonio Llardén, puntualiza que no se ha tomado aún ninguna decisión al respecto: "Borrell, como él mismo ha indicado en más de una ocasión, es partidario de una financiación preferentemente pública en el marco de un modelo mixto". Insistió en que la reflexión sobre ese aspecto se mantendrá abierta durante los próximos doce meses. En el caso de que se optara por un modelo similar al aplicado a la gestión privada de las autopistas, Llardén precisó que el concesionario deberá soportar los costes y también los riesgos de la operación. "Endeudarse con el aval del Estado lo hace cualquiera", dijo. "Quien ponga el capital deberá asumir los riesgos, igual que los resultados". Los proyectos de esta línea de alta velocidad están adelantados. El principal escollo radica en definir el trazado próximo a Barcelona; si pasa por Tarragona, lo que supondría añadir 10 minutos al viaje. La cuestión no es baladí en un itinerario donde la competencia con el avión es crucial. La Administración central y los técnicos se inclinan por reducir al máximo las paradas. Si por aumentarlas, el tiempo del viaje entre Madrid y Barcelona fuera superior a 2. 15 horas (6.40 en Talgo), resultaría más rentable hacerlo en avión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de junio de 1994

Más información

  • El modelo de explotación se decidirá en los próximos 12 meses