Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde afirma que pagará para 'salvar' al gerente de Urbanismo

"El gerente de Urbanismo [Pedro Areitio] pagará y las deudas no tendrán consecuencias jurídicas". El alcalde, José María Álvarez del Manzano, tranquilizó ayer a Areitio y al concejal de Urbanismo, José Ignacio Echeverría, con la promesa de que el Ayuntamiento pagará las deudas que amenazan con inhabilitar al gerente. La Gerencia Municipal de Urbanismo debe unos 11.000 millones de pesetas que diversas sentencias judiciales firmes obligan a pagar sin recurso posible. La mayor parte de ellas se refieren a expropiaciones.Una de esas resoluciones conmina a abonar unos 200 millones de pesetas antes del 17 de junio. De lo contrario, Areitio podría ser procesado por desobediencia, un delito castigado con la inhabilitación de 6 a 12 años. Así se lo comunicó el presidente de la sala segunda de la Audiencia Provincial de Madrid al gerente el pasado jueves.

Echeverría explicó ayer que la Gerencia de Urbanismo no dispone de una contabilidad independiente de la del Ayuntamiento. "Por tanto, no tiene la disponibilidad de hacer cumplir sus propios endeudamientos, depende del área de Hacienda", declaró el edil de Urbanismo. Es decir, el gerente de Urbanismo es responsable de los impagados de su departamento y sin embargo jamás firma un cheque.

Prisas y pesetas

Echeverría arguye que el ultimátum del juez se debe a un retraso burocrático en la concejalía de Hacienda. El responsable de ese área, Fernando López Amor, declaró el viernes que no conocía la situación del departamento de Urbanismo. Echevarría dice que no sabe si López Amor podría haberse dado más prisa en pagar las deudas que reconocen las sentencias. "Lo que quiero es que se dé prisa ahora y ahora se va a dar prisa", añadió. El concejal de Urbanismo dice que no va a permitir que Areitio se enfrente a las consecuencias penales del impago. "Tampoco lo va a permitir la alcaldía ni el equipo de Gobierno", espeta.

Pero la urgencia no puede sacar duros de donde no los hay. El presupuesto municipal no contempla las partidas necesarias para abonar los débitos por esas sentencias (11.000 millones). Según fuentes de la gerencia de Urbanismo, las cuentas de este año se retrasaron precisamente porque López Amor se negó a incluir el dinero necesario para pagar las sentencias. Tras una dura batalla con Echeverría, el responsable de las cuentas municipales sólo prometió endeudarse si había que pagar las deudas este año, según esa misma fuente.

Explica también que el Ayuntamiento pierde la mayor parte de los juicios que plantean los expropiados porque en muchos casos los letrados municipales no conocen los asuntos que se juzgan. "Ahora los abogados de la gerencia no son los que se personan en las causas, sino que van a los juicios los de la Casa de la Villa", señala esa fuente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de junio de 1994