TRIBUNALES

Clinton firma una dura ley contra la violencia de los grupos antiabortistas

El presidente Clinton firmó ayer la ley que castiga con una severidad sin precedentes la violencia de los grupos antiaborto contra las clínicas de planificación familiar, y dijo que no son posturas pro-vida las que justifican y defienden el asesinato de quienes trabajan en esas clínicas.La ley prevé multas y cárcel para los que estorben físicamente la entrada en las clínicas y multiplica las cantidades y los meses de prisión en caso de que haya agresiones. En respuesta a las críticas que le acusan de recortar los derechos de expresión y manifestación, el presidente Clinton dijo después de la firma: "Valoro al máximo, y estaría dispuesto a morir para defenderlo, el derecho de cada uno a expresar su opinión sobre éste asunto, por muy diferente que sea de la mía, pero hay que acabar con la violencia".

En la última década, las clínicas de planificación familiar han sido blanco de la acción organizada de los grupos antiaborto. En la mayor parte de los casos se ha tratado de sentadas ante las puertas, intimidación a las personas que entraban y salían y manifestaciones con piquetes. Pero la escalada continuó con ataques con bombas incendiarias y dos agresiones armadas contra médicos: una contra el doctor George Tiller, en Kansas, que resultó herido, y otra, en 1993, contra el doctor David Gunn, en Florida, que murió a las puertas de su clínica. Sus hijos estuvieron presentes ayer en la ceremonia de la firma, y de su caso habló directamente Clinton: "Todo el mundo estará de acuerdo en que los padres tienen una responsabilidad fundamental en la educación de sus hijos. La gente que le disparó o que justificó esa acción negó al doctor Gunn el derecho a ser padre para siempre. Esta no es una postura pro-vida".

La respuesta de los grupos antiaborto fue inmediata: ayer mismo, la Liga Americana por la Vida, que asegura representar a más de 200.000 afiliados, presentó un requerimiento judicial solicitando la anulación de la ley firmada por Clinton, porque, en su opinión, violaría los derechos constitucionales, como la libertad de expresión, de reunión y de confesión religiosa.

La ley no prohíbe las manifestaciones contra el aborto. Lo que se establece como crimen federal es la intimidación física, el bloqueo de las clínicas y, por supuesto, los actos de violencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de mayo de 1994.

Lo más visto en...

Top 50