Viaje de lujo a todo tren

La ruleta de huelgas cayó ayer en los cercanías de Renfe, y los usuarios previsores cogieron el volante o subieron al autobús. Pero los que no tenían más alternativa que los vagones, acertaron."Tren destino Chamartín. Vía 4". Son las 7.40, hora punta. Un tren procedente de Guadalajara llega vacío a la estación de Alcalá. "¡Anda!, hay huelga y vamos a ir como nunca", se sorprende una mujer metida en años. Sobran asientos. Los que pensaban que iban a ir como sardinas en lata se equivocaron. Aquello es un lujo. Se pueden estirar las piernas. Por el hilo musical suena el Canon de Pachelbel para cuatro violines y bajo continuo. Hace sol y hasta el interventor está más alegre.

Las estaciones pasan y el tren no se llena. Entre Vicálvaro y Santa Eugenia, la carretera de Valencia es como una fotografía: los coches parados a nueve kilómetros de Madrid. Se echa en falta algún yonqui recaudando dinero. Las tertulias dan vueltas a Roldán, Rubio, Cruyff, la renta y la huelga. "¡Joder!, cómo va la M-30% señala un hombre encorbatado. Y el milagro final: el tren llega a Atocha tres minutos antes de lo previsto.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción