IU denuncia que el Ayuntamiento adjudica a dedo cada vez mas

El grupo municipal de IU llevó ayer a su diputado en las Cortes Antonio Romero a la Casa de la Villa para presentar el resultado de un estudio sobre los tres años de gestión del PP en el Ayuntamiento de Madrid. Los concejales de IU afirman que el municipio ha adjudicado a dedo 150.000 millones de pesetas, 45 de 100 de las que ha gastado el Ayuntamiento desde 1991. En cuanto al número de contratos, el 93% han sido adjudicados directamente. Éstas cifras resultan de la media de los tres años, pero IU halla un progresivo incremento en el número y monto de los contratos a dedo: en 1991 se concedieron directamente 34 de cada 100 pesetas y en 1993, 68.IU denuncia también la falta de acceso a todos los contratos, puesto que sólo un tercio pasan por el registro. La concejal Begoña San José explicó que hace tres meses se aprobó una moción en el pleno muncipal para que todos pasen automáticamente al registro. "Pero no hemos visto ningún movimiento para llevarlo a cabo", se queja. Como ejemplos de abuso de la contratación a dedo, IU cita la del aparcamiento de la calle del Sacramento (obra dividida en siete fases para que la cuantía de cada una permitiese ese modo de adjudicación) y una exposición en el Museo de la Ciudad que se separó en dos (para la planta tercera y la cuarta) por el mismo motivo.

"El PP defiende en el Congreso lo que no hace en los sitios donde gobierna", espetó el portavoz de la coalición, Paco Herrera. Antonio Romero, representante de IU en la comisión paralamentaria del caso Roldán, explicó sus propuestas para evitar que se creen "caldos de cultivo para corrupción". Entre las enmiendas que ha presentado a la Ley de Contratos del Estado, Romero destacó la definición clara de los supuestos que justifican las adjudicaciones a dedo (seguridad y urgencia son los más utilizados) y someter también a control los contratos de las empresas con capital público.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS