Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FERIA DE SAN ISIDRO

Luis Albarran cría sus toros para el rejoneo

Toreo a caballo esta tarde en Las Ventas

La ganadería de Luis Albarrán, otrora coleccionista de premios por sus triunfos cuando sus toros se lidiaban por toreros a pie, se ha especializado en espectáculos de rejoneo, fundamentalmente porque "criamos los toros para venderlos y hay que hacerlo aun que sea para este tipo de festejos. Se cobra un poco menos, pero se cobra, lo que no ocurriría si se quedasen en el campo", según afirma su propietario.El ganadero, de 63 años, y con más de un cuarto de siglo al frente del hierro, añade que en cualquier caso mantiene la gana dería por romanticismo y por una tradición familiar iniciada con el siglo y que van a continuar sus dos hijos. "Actualmente ni el ganado bravo, ni el manso ni ni gúna explotación campera", se queja, "es negocio actualmente; con que, encima, sólo faltaba que no colocásemos en el merca do nuestros productos". Albarrán recuerda que en el inicio de la década de los años 80 sus toros eran de los favoritos para las figuras de a pie. Después hace un repaso a algunos de los toros premiados entonces: "Con Polluelo, mejor toro de la feria de San Isidro de 1981; Tigreso, premio Lagartijo de la Casa de Córdoba; Carrero, premiado en Gijón, y Liviano, galardonado en Mérida, llegamos a la cumbre". Pero poco después la ganadería acusó un bache y figuras y empresarios de plazas importantes se olvidaron de ella. Así se llegó a la situación actual, en la que una serie de éxitos en corridas de rejoneadores le llevó a esta especialización: "Al fin y al cabo, la procedencia Urquijo y Murube les hace embestir con mucha templanza a los caballos". También viene a su memoria el recuerdo de la única corrida que lidió a principio de los 80 para rejoneo y ,en la que Moura, Vidrié y Álvaro Domecq lograron un enorme triunfo. Debióser como una premonición".El ganadero añade que de cara a la evolución de su divisa y a la búsqueda del toro ideal también le sirven estos festejos, "porque el toro que es bravo embiste igual". Pese a ello, y por su edad, según admite, verá la corrida a través de Canal +, y no aparecerá por Las Ventas, donde se repite el mismo cartel que en 1993, "lo que significa que mis toros proporcionaron un buen espectáculo, como en la pasada feria de Sevilla, en la que triunfó por séptimo año consecutivo mi amigo Javier Buendía".Y a este tema de los éxitos de los rejoneadores con sus toros dedica sus últimas palabras: "Ya que he de lidiar mis toros en estos festejos, he tenido suerte de que caigan en manos de los magníficos profesionales con que, contamos ahora, cuando atravesemos el mejor momento de las últimas décadas en cuanto a rejoneadores, porque existe un nivel general como nunca". En 1994 lidiará otras dos corridas de rejoneo en Barcelona y Algeciras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de mayo de 1994