Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El edil López-Amor gestiona ya un patrocinador para comprar las esculturas de Fernando Botero

El edil de Hacienda, Fernando López Amor, ha comenzado a levantar las piedras para buscar debajo el dinero con el que comprar los muslos orondos de las esculturas de Botero. Pero el entusiasmo del concejal no ha impregnado los otros sillones del equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Madrid. El alcalde, José María Álvarez del Manzano, vaticina que los 21 obesos metálicos del artista colombiano levantarán el vuelo en agosto, como está previsto 'para ser expuestos en Atenas y Bogotá-, porque no hay dinero para que se queden.

Una fuente próxima al regidor explica que José María Álvarez del Manzano considera que existen otras prioridades en el municipio antes que invertir en un museo de escultura al aire libre. "A Álvarez del Manzano le encantaría que Madrid se quedase con todas las esculturas de Botero si existiese un superávit en el Ayuntamiento, pero no lo hay", dice. El miércoles, en una comida con periodistas, el alcalde afirmó que las esculturas no se quedarán en Madrid..Pero el concejal López-Amor pretende que a Madrid le toquen 17 gordos sin comprar billete de lotería (tres de las cuatro restantes obras que se exponen en Recoletos han sido adquiridas por Aeropuertos Nacionales y Navegación Aérea, y otra se la quedará el autor).

López-Amor intenta convencer a. alguna entidad financiera para que aporte los 1.000 millones de pesetas que costaría previsiblemente la colección. Al principio, López-Amor hablaba de unos 3.000 millones ("me habían dicho que costaba 200 millones cada una", aduce). Pero AENA pagó precisamente esa cantidad por sólo tres de las obras (por tanto, a poco menos de 67 millones cada una). A ese precio, las 17 restantes costarían matemáticamente 1.133 millones.

El alcalde no se ha pronunciado de momento sobre la posibilidad de conseguir un mecenas del museo Botero al aire libre. Las opiniones de otros concejales del PP consultados dibujan diversos matices de tibia resignación a escepticismo. El único que se muestra entusiasmado con la idea de López-Amor es él mismo, convertido ya en todo un teórico y apologista de la estética del sobrepeso. "Me gustan todas sin excepción", se regodea el edil.

El torso pudoroso

El concejal de Seguridad, Carlos López Collado, se muestra sorprendido por el entusiasmo boteresco. "Lo achaco más a un gusto artístico limitado que al conocimiento de la escultura moderna", explica. "Y al que no haya visto la exposición antológica de Botero en el Centro Reina Soria no habría que dejarle opinar", espeta.

López Collado no considera una inversión prioritaria para la ciudad el museo de Botero al aire libre. Tanto al edil de Seguridad como al de Personal, Antonio Moreno, la, escultura que más les cautiva es el torso situado frente a la diosa Cibeles. "Además, es la única que tiene tapadas sus partes pudendas con una hoja: de parra", observa Moreno.

Al edil Moreno,-responsable también del patrimonio municipal- le parece una idea "maravillosa" que la colección de Botero permanezca en la capital, aunque al principio tenía sus dudas. "Lo que había visto en los periódicos cuando la exposición estuvo en París y Nueva York no me gustaba, pero cuando fui a verlas aquí me encantaron y ya he vuelto tres veces, eso sí, no las he tocado ni he pisado el césped", comenta.

Pero Moreno no cree que alguien sea. tan generoso como para comprarlas y cederlas al Ayuntamiento. "En los tiempos de crisis económica en que vivimos es dificil que alguien se gaste tanto dinero en un regalo", afirma. "Y habrá que ver qué piden los patrocinadores a cambio de tanta generosidad", concluye.

Su compañero en el área de Vivienda y Obras, Enrique Villoria, tiene claro que es necesario potenciar las ofertas culturales de Madrid. "La capital sólo puede ser una ciudad de servicios", afirma. "Me parece una espléndida idea, si tenemos capacidad económica. para soportar ese gasto", matiza. Villoria también destaca el torso frente a Cibeles y añade a su lista de gordos. favoritos una mujer tumbada.

Bromas y silencios

Dos de los más flacos concejales del equipo de Gobierno, Luis Molina y José Ignacio Echeverría, bromean sobre cánones estéticos. y contraponen sus escuetas o inexistentes grasas a la celulitis boteriana.

Pedro Ortiz -el ex concejal de Cultura, destituido- de esa área a raíz de su enfrentamiento con el entonces edil de Centro, Ángel Matanzo, por el intento de cierre del teatro Alfil, prefiere no opinar sobre este tema.

La actual responsable de Cultura, Esperanza Aguirre, tampoco ha dado muestras de entusiasmo ante la sugerencia de su compañero de partido.

La actual responsable de Cultura, Esperanza Aguirre tampoco ha dado muestras de entusiasmoi ante la sugerencia de su compañero de partido. Aguirre no pudo ser localizada ayer en su despacho, pero cuando este diario le preguntó la pasada semana sobre la propuesta de López-Amor comentó que no le parecía una inversión prioritaria para la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de mayo de 1994

Más información

  • El alcalde vaticina que las obras no se quedarán en Madrid