Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OMS aconseja usar sólo en emergencias sucedáneos de la leche materna

La mejora de la lactancia podría salvar 1,5 millones de vidas al año

Un extenso comunicado hecho público por la Organización Mundial de la Salud (OMS) este mes afirma que las madres y agentes de salud deben usar los sucedáneos de la leche materna "sólo cuando sea estrictamente necesario". "Cuando escasean la higiene y el agua limpia", añade el comunicado, "los niños alimentados artificialmente tienen una probabilidad de morir por diarreas, neumonía u otras infecciones 20 veces mayor que los exclusivamente amamantados". En situaciones de emergencia y epidemias, "los peligros de la alimentación artificial son aún mayores", concluye.

MÁS INFORMACIÓN

La Asamblea Mundial de la Salud (OMS), reunida en Ginebra del 2 al 12 de mayo, ha adoptado por consenso una enérgica resolución que insta a los estados miembros a impulsar la lactancia materna y garantizar que "en ninguna parte del sistema de atención de salud" se entregen suministros gratuitos o subvencionados de sucedáneos.El comunicado calcula en un millón y medio el número de vidas infantiles que podrían salvarse al año mediante la extensión y mejora de la lactancia materna, y recuerda que "en las situaciones en que las enfermedades, infecciosas y la malnutrición son la principal causa de muerte de los lactantes, y la tasa de mortalidad infantil es alta, las madres infectadas por el VIH deben amamantar a sus hijos, ya que el riesgo para el niño es menor que el que supone la alimentación artificial".

"Para nosotros, tanto la Resolución como la declaración hecha pública son un completo exito, sobre todo por su lenguaje claro e inequívoco", dijo a EL PAÍS Judith Filipona, coordinadora europea de IBFAN (Red Internacional de Grupos Pro Alimentación Infantil), una coalición de 140 grupos de 70 países que fue invitada a hacer aportaciones al texto.

En el Consejo Ejecutivo antes de la Asamblea, las duras intervenciones de varios miembros y de representantes de IBFAN, Baby Milk Action, Save the Children y otras ONG enmendaron el texto propuesto, que en su opinión difuminaba las restricciones del Código de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna a la publicidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de mayo de 1994