Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Érase una vez

Pozuelo de Alcorcón, Madrid.

Érase una vez un anciano rey que tenía dos hijos. Viéndose con la vida acabada, dividió su reino, dando una mitad a cada uno de los príncipes. Tiempo después medraron en ambos reinos sendos grupos de consejeros, tesoreros y otra gentuza diversa que, aun siendo pocos en número, reunían inmenso poder. Los privilegios y favores entre ellos eran algo comente, aunque su actitud pudiera perjudicar al bienestar de los cortesanos y la propia integridad de cada uno de los príncipes. Al cabo, los cortesanos empezaron a pedir cuentas a los príncipes de lo que estaba sucediendo. Uno de los príncipes, cansado y temeroso, abandonó su país, olvidando sus deberes para con el pueblo y permitiendo de esta forma que aquellos que habían arruinado el bienestar de antaño quedasen impunes. El otro príncipe, más responsable y valiente, hizo frente a todas las críticas y aguantó en su puesto hasta lograr desenmascarar a los culpables y hacerles pagar el daño que habían causado. Hoy, quien se acerque por aquellos lugares oirá alabanzas al segundo príncipe, mientras que del primero no hallará sino olvido.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de mayo de 1994