La ONU pide la vuelta a las negociaciones para "no pasar de un Gorazde a otro"

"Las Naciones Unidas no pueden pasar de un Gorazde a otro; no tenemos ni los medios ni el mandato", aseguró ayer Sergio de Mello, jefe de Asuntos Civiles de la Fuerza de Protección de las Naciones Unidas (Unprofor) y mano derecha del enviado especial del secretario general de la ONU, Yasushi Akashi. De Mello, quien ha estado en el enclave desde la noche del sábado, afirmó que es necesario "moverse con prontitud hacia el siguiente escalón, que es el cese de hostilidades, y reemprender las negociaciones".

El jefe político de Unprofor se entrevistó ayer en Sarajevo con el primer ministro bosnio, Haris Siladjzic, quien, según De Mello, se mostró dispuesto a firmar un alto el fuego general si los serbios completan la retirada de la zona de tres kilómetros alrededor de Gorazde. El general Michael Rose, jefe militar de Unprofor en Bosnia, y Sergio de Mello se contradijeron al referirse a esta retirada. Rose afirmó que no quedaba infantería alguna y De Mello confesó que aún no se ha producido un repliegue total.Unprofor reconoce que carece de los medios para peinar los montes y bosques que rodean Gorazde y asegurar que están libres de tropas serbias, tal y como exige el ultimátum de la OTAN. Uno de los comandos desplegados en Gorazde denunció ayer la presencia de militares serbios vestidos de policía dentro de la zona de tres kilómetros. "No son suficientes para lanzar una ofensiva, pero sí para crear inseguridad". El general Rose enfrió estos temores al decir: "He pasado hoy (ayer) de un lado a otro (del frente) y no he visto elementos militares de ningún tipo".

En cuanto a la zona de exclusión de 20 kilómetros para las armas pesadas, Rose fue categórico: "No hay armas pesadas en esa área". Si la ONU no dispone de medios para controlar la zona de tres kilómetros, en la que ha desplegado cerca de 400 soldados, en la de 20 tan sólo posee 17 observadores militares. Ellos y los aviones de la OTAN con los únicos testigos de lo que sucede en realidad.

6.500 'cascos azules' más

En medio de estas dudas, tercia Akashi con un comunicado: "Estoy satisfecho de anunciar que, debido a la cooperación entre las Naciones Unidas y la OTAN, hemos logrado el cumplimiento efectivo de la exigencia de la retirada de las armas pesadas (serbias) alrededor de Gorazde. Por tanto, basado en la información que poseo, y dependiendo de una futura verificación, he decidido que no es necesario solicitar a la OTAN el uso de la fuerza aérea". El Consejo de Seguridad de la ONU dio ayer luz verde al envío de 6.500 cascos azules más a la antigua Yugoslavia.

Si tras el ultimátum de febrero muchos de los carros de combate que sitiaron Sarajevo se mudaron al enclave de Gorazde, el destino actual de los veteranos de Gorazde es un misterio. Una zona caliente, en la que los serbios necesitan espacio vital es Brcko, en el corredor de Posavina, que une la región de Banja Luka con Bosnia oriental y la propia República Serbia. Brcko, al norte de Tuzla, no es área protegida. Puede ser el próximo Gorazde. Preguntado el portavoz de Unprofor si tiene algún plan que permita a Unprofor adelantarse a los acontecimientos y prevenir un conflicto, éste dijo con sinceridad: "Tiene la respuesta en el mandato. Vamos a trabajar dentro del marco del mandato de la ONU. Esa no es una zona segura. Ya tiene usted la contestación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 27 de abril de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50