La letra pequeña de los ataques aéreos

Llevar a cabo un acción aérea no es nada sencillo a juzgar por el enmarañado lenguaje de la OTAN. Los militares de la ONU discuten, como quien destripa un pasatiempo, las grandes diferencias entre un apoyo aéreo cercano" y un ataque aéreo". Ahora, tras el fracaso evidente de las acciones de apoyo lanzadas los días 10 y 11 en las proximidades de Gorazde, se especula con la posibilidad de que una eventual nueva actuación esté más próxima al ataque que al apoyo.Pero ¿cuál es la diferencia entre estos conceptos? El apoyo es, según el lenguaje de la Alianza Atlántica, una acción limitada, tanto en el número de aviones como en el de objetivos a atacar. En el caso del enclave bosnio de Gorazde, las dos acciones de los F- 16 estuvieron orientadas a detener el avance de una columna de carros de combate serbios.

Más información

Estas acciones están, en teoría, destinadas a ofrecer una ayuda inmediata al personal de la ONU en peligro, ya sean cascos azules u observadores militares.

Un ataque es algo mucho más amplio, que permite acciones de castigo sobre centros de mando, comunicaciones, carreteras o puentes que se juzguen necesarios para lograr un determinado objetivo.

No obstante, el término de la OTAN air strike es aún muy vago. Puede servir para proteger de un modo más decidido un enclave, con ataques múltiples y simultáneos dentro de esta zona particular, que sería la visión restringida del término, o puede conducir también al bombardeo de posiciones enemigas consideradas estratégicas, sin importar dónde se encuentran. Por ejemplo: lanzar un ataque sobre las posiciones serbias en el corredor de Posavina bajo la excusa de estar protegiendo el enclave de Tuzla.

Cualquier paso de la acción de apoyo al ataque aéreo representa una escalada que puede conducir a la implicación total, es decir, al envío de tropas terrestres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 21 de abril de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50