Un vendedor ambulante denuncia a la policía local por apropiación indebida

"No te pueden quitar el género sin hacer antes un recuento", sostiene Ahmed Yacoub, vendedor ambulante. Por eso, este farmaceútico palestino de 33 años denunció el miércoles a la Policía Municipal por apropiación indebida. Según narra, anteayer media docena de vendedores tenían sus mantas extendidas en el subterráneo de Cibeles. "A eso de la una llegaron los agentes. Patearon el género y se lo llevaron sin darnos ningún resguardo"."Pese a la falta del acta de decomiso", prosigue Ahmed, "nos dijeron que hicieramos el recuento a sus dependencias de la calle de la Ballesta". Ante la ilegalidad del procedimiento -la normativa obliga a inventariar antes de decomisar-, Yacoub optó por interponer en la comisaría de la Policía Nacional, una denuncia por apropiación indebida.

"Esta vez me he atrevido a hacerlo porque me han dejado a cero. Tendré que buscar otro trabajo", dice. Valora en 65.000 pesetas el material decomisado (gafas, pañuelos de seda y collares). El vendedor, que la semana pasada sufrió otra retirada de género en el mismo lugar, asegura que a veces los agentes hacen correctamente su labor.

Un portavoz de la Policía Municipal asegura que el acta de decomiso se hace siempre sobre el terreno. En el caso de Ahmed señala que éste "abandonó" su mercancía.

Por otro lado, la Asociación Pro Derechos Humanos de España remitió ayer una carta al Fiscal General del Estado en la que le pide que investige una denuncia por supuestos malos tratos de "miembros de la policía, vestidos de paisano y con una chapa prendida en la camisa", contra "un grupo de personas de raza negra que se encontraban en los pasillo de la estación de metro de Plaza Elíptica".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS