Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Encierro de los operarios de Santa Bárbara en rechazo al plan del INI

El comité intercentros de las factorías de la Empresa Nacional Santa Bárbara rechazaron ayer el plan de ajuste propuesto por la dirección y "exigen" que se negocie con los sindicatos "un verdadero plan industrial que garantice su futuro". El plan prevé una reducción de la plantilla de más de 2.000 trabajadores, al pasar de los 3.100 ahora empleados a sólo 1.058.Los trabajadores de todas las factorías iniciarán a las 15.00 de hoy un encierro que durará 24 horas, seguido de movilizaciones hasta el 5 de abril. Los sindicatos proponen que ese mismo día 5 se celebre una reunión entre los directivos de la empresa y los representantes del comité intercentros. También han decidido dirigirse a los gobiernos de las regiones afectadas pidiéndoles su apoyo. Por su parte, el vicepresidente del Instituto Nacional de Industria (INI), Miguel Cuenca, se reunió ayer con los delegados del Gobierno o gobernadores civiles de esas provincias para explicarles su plan.

En Asturias, los sindicatos de las dos fábricas de armas de Santa Bárbara creen que los planes del INI no constituyen un proyecto de viabilidad, sino una propuesta de cierre, informa Javier Cuartas. Su finalidad es "cargarse el sector público de Defensa", dijeron. UGT y CC OO estiman que la fusión de las factorías de Oviedo y de Trubia no será operativa. Las dos factorías asturianas, que dan empleo en la actualidad a 1.139 trabajadores, se quedarán sólo con 450, según el proyecto diseñado por la empresa.

Idéntico rechazo obtuvo el plan entre los trabajadores de la factoría de Santa Bárbara de La Coruña, una de las cinco amenazadas de cierre total. Las secciones sindicales de UGT, CC OO y Converxencia Intersindical Galega señalaron su intención de negociar una salida con el INI o el Ministerio de Defensa, puesto que la dirección de Santa Bárbara no les ha informado de sus planes. La factoría gallega, según los sindicatos, es la única especializada en armamento ligero, por lo que suponen que "el destino de la maquinaria sería el traslado a la factoría de Trubia", informa Xosé Manuel Pereiro.

Jubilaciones anticipadas

Los 293 trabajadores de la factoría coruñesa tienen una edad media de 38 años, y los que superan los 50 años no llegan al 10% de la plantilla, por lo que medidas como las jubilaciones anticipadas no supondrían una reducción efectiva de personal. El comité de empresa se reunirá hoy con el alcalde de La Coruña, el socialista Francisco Vázquez, para pedirle su mediación y, sobre todo, para asegurarse de que no hay operaciones especulativas en marcha sobre las instalaciones de la fábrica.

Los 165 trabajadores de Toledo también se sumarán hoy al encierro. El consejero de Industria de la Junta de Castilla-La Mancha, Alejandro Alonso, calificó el plan de "duro y difícil", informa Isabel Salvador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de marzo de 1994