Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China ordeno a nueve pilotos que volaran a través de una nube nuclear para investigar

El Gobierno chino ordenó a nueve pilotos en 1966 que volaran a través del llamado hongo nuclear -nube de radiación en forma de hongo que se forma tras una explosión- como parte de la investigación de su programa nuclear. El diario oficial Jiangxi Ribao, que reveló ayer la historia, señala que logró localizar a dos de esos pilotos, "que sufren diversas enfermedades, que atribuyen a los efectos de la radiación".En un reportaje titulado Para gloria de hoy, el Jiangxi Ribao indica que informa sobre las personas que fueron utilizadas como cobayas para honrar a esos pilotos que con su bravura impulsaron la investigación del programa armamentista nuclear de China.

Según el rotativo, los dos oficiales de las Fuerzas Aéreas chinas localizados afirmaron que realizaron el vuelo el 9 de mayo de 1966 sobre uno de los desiertos del oeste del país, creyendo que en esa misión "sacrificarían su vida". De ahí que en la actualidad "no lamenten" las enfermedades que padecen. "Una vez que el país es rico y fuerte, no tienen quejas", señala el periódico.

El Gobierno de Mao Zedong logró su primera explosión atómica en 1964 e instó a sus científicos a acelerar la consecución de la bomba de hidrógeno, mucho más potente que la atómica.

Dos años después, el régimen consideró que volar a través del hongo nuclear de una bomba de hidrógeno le proporcionaría datos cruciales para su programa. Seleccionó entonces a nueve pilotos casados y que ya habían tenido hijos para su investigación.

"Presidente Mao, nos esforzaremos en cumplir nuestra misión. Incluso aunque nos convirtamos en vegetales, acudimos deseosos a ella", declararon los pilotos al llamado Gran Timonel, según informa el Jiangxi Ribao.

Bajo la dirección de Zhang Aiping, que posteriormente fue ministro de Defensa, los nueve pilotos despegaron justo antes de la explosión y volaron directamente a través del hongo nuclear. "La Unión Soviética y Estados Unidos quisieron hacerlo, pero cuando vieron la espesura de la nube ninguno de sus pilotos se atrevió a arriesgar su vida",. añade el periódico.

Jiangxi Ribao señala que los nueve pilotos chinos regresaron "sanos y salvos" a sus bases, donde fueron tratados en secreto como héroes, pero después comenzaron a desarrollar signos de radiación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de febrero de 1994

Más información

  • El experimento se llevó a cabo en 1966