Cartas al director
i

La adquisición de la obra de Bruce Neuman

En un artículo publicado el pasado día 10, cuyo título era El Arco más conservador y que fue elaborado por José María Martí Font, Fernando Huici, Javier Maderuelo y Ángeles Garcia, se hacían claros comentarios en los que se dejaba entrever que mi galería llevaría beneficios económicos en la adquisición de la obra de Bruce Neuman que se pretende adquirir por suscripción pública.A este respecto quiero dejar constancia de que en absoluto voy a tener el más mínimo beneficio económico y que ni siquiera sé el nombre del propietario actual de la obra, ya que las gestiones encaminadas a localizarla fueron realizadas por el galerista americano Donald Young, a petición del señor Coca, el cual, cuando la tuvo localizada, envió una fotografía de la misma a la directora del Reina Sofía para que ella comprobara si le podía interesar. Siendo así, ella misma fue la que negoció el precio de la escultura y, habiendo llegado a un acuerdo, nos remitió la diapositiva con una nota en la que nos decía que tanto el patronato como ella misma habían acogido nuestra iniciativa con entusiasmo y gratitud, por lo que iniciamos la campaña para recaudar los fondos necesarios.

El pago está establecido que se haga directamente por el propio banco en cuanto la cuenta corriente que hemos abierto con el nombre "Adquisición obra Bruce Neuman" tenga los fondos necesarios para emitir un cheque de 235.000 dólares que el mismo banco enviará a la galería Donald Young.

No comprendo cómo, cumpliendo con las más elementales normas de la ética profesional, los responsables del artículo al que vengo aludiendo no se dirigieron a mí para que les aclarara la situación. Me tuvieron a su disposición todo el día en mi stand de Arco; es más, creo que los vi a todos ellos por los pasillos de la feria.

Deseo que esto quede clarísimo; en primer lugar, porque mi único patrimonio es mi prestigio y buen nombre, ganado durante 24 años de servicio al arte, y, en segundo lugar, porque no puede quedar en entredicho el nombre de un galerista, ya que respeto y amo mi profesión sobre todas las cosas y considero que es una profesión excelsa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 13 de febrero de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50