_
_
_
_

El 56% del capital social del grupo aceitero Elosúa está bajo control extranjero

La familia Elosúa ya no cuenta con ninguna participación en el grupo aceitero que lleva su nombre. Recientemente, Marcelino Elosúa, nieto del fundador, se desprendió del 19,66% del capital que poseía junto a su madre y hermanos y otros socios minoritarios a través de las empresas instrumentales Aldorta y Caladre (antes Consejeros Empresariales y Marcola), vendiéndoselo a la sociedad luxemburguesa Bessol y al Banco Internacional de Luxemburgo.

Más información
Negocios de familia

La familia Elosúa se benefició en 1985 de un crédito oficial de 4.500 millones de pesetas en condiciones ventajosas (equivalía a una subvención de 2.500 millones) para la formación de un gran grupo aceitero nacional con la compra de Carbonell.Los empresarios españoles han solicitado, precisamente, verificación administrativa al Transacciones Exteriores para la venta de este 51,01% al Banco Internacional de Luxemburgo. Con esta última operación, que oficialmente asciende a sólo 1.698 millones de pesetas, el capital extranjero en el grupo aceitero superaría el 56%. Marcelino Elosúa señaló el pasado jueves ante el consejo de administración de Elosúa que no era cierto que hubiera vendido sus acciones.

Enfrentamiento

El abandono de la familia Elosúa de sus participaciones en la empresa se fue produciendo tras el enfrentamiento entre los miembros de la misma por el control de la sociedad. En 1989 después de que el grupo público Mercasa entrara en la empresa y, aliado con Marcelino Elosúa y el Banco Pastor, tomará la gestión de la empresa, los hermanos Andrés y José Manuel Elosúa vendieron el 29,5% de sus acciones a las financieras extranjeras Fidinam y Paribas, posteriormente afloradas por Ferruzzi.Tras esta operación, solamente Marcelino Elosúa, sobrino de aquéllos, mantenía participación en la empresa con el 15% de las acciones. Las agrupó en tomo a la sociedad Consejeros Empresariales y, posteriormente, incrementó. su participación al comprar el 5% del Banco Pastor. Sobre estas acciones se especula que fueron pignoradas en el mismo momento en Paribas.

Con ese 20% de las acciones en su mano, Marcelino Elosúa, en medio de la batalla por el control de la empresa, pujó por ser pieza clave en la clarificación del accionariado y el poder en Elosúa. Sin embargo, el pacto al que llegaron en 1992 la Administración y Ferruzzi-Koipe para el control mutuo de la sociedad, colocó en Consejeros Empresariales y su participación del 20% en una situación incómoda de escaso peso. En esta coyuntura, a partir de 1992; con el 20% de las acciones pero ninguna capacidad de decisión, Marcelino Elosúa buscó una salida para su paquete accionarial en Elosúa.

La estrategia para la venta de estas acciones habría pasado en primer lugar por la constitución de empresas instrumentales como Marcola, que en los últimos meses de 1993 cambió de denominación para llamarse Aldorta, con un capital suscrito y desembolsado de 484 millones de pesetas. A través de estas sociedades se producía el control de Consejeros empresariales, tenedor originar¡o del 19,66% de las acciones de Elosúa y que, finalmente, pasó a denominarse Caladre, con un capital de 414 millones de pesetas. Por lo que respecta a la venta de las acciones de Elosúa, en una primera fase, Marcelino Elosúa otra veintena de personas físicas españolas que componen el accionariado de Aldorta, propietaria del 19,66% con 598.826 acciones de Elosúa, procedieron a la venta en los últimos meses del 49,99% de Aldorta a la sociedad luxemburguesa Bessol. Posteriormente, los responsables de Aldorta solicitaron en las últimas semanas verificación administrativa para la venta del 0,056% de las acciones, que estaba en manos de Jorge Durán, en favor del Banco Internacional de Luxemburgo.

Ante las exigencias y puntualizaciones hechas desde la Dirección General de Economía Internacional y Transacciones Exteriores, los propietarios de Aldorta formularon nueva solicitud de verificación de transmisión en favor del mismo Banco, no del 0,056% de las acciones, sino del 50,01% restante aún sin vender por un valor oficial de 1.698 millones de pesetas, petición pendiente de respuesta.

Interrogantes

El Banco Internacional de Luxemburgo cotiza en la Bolsa de ese país y el 49,87% de sus acciones pertenece a Credit Communale de Belgique. En su consejo se halla el ex primer ministro Gaston Thorn.En este momento, con problemas en Ferruzzi que posee el 37,04% de la aceitera a través de Koipe, se plantean interrogantes sobre quiénes pueden estar interesados en tomar posiciones con el 20% en la empresa leonesa y si los mismos no apostarían a corto plazo al control del paquete del grupo italiano.

El grupo Elosúa, con una facturación superior a los 60.000 millones de pesetas, colidera con Koipe el mercado español del aceite, pero además opera también en sectores como vinagres, salsas, distribución y en legumbres con la marca El Hostal. En aceite de oliva tiene una cuota de mercado de casi el 22% por delante de Koipe. En el conjunto de los aceites, esa cuota es del 14%, frente al 20% de Koipe, aunque ha tenido una fuerte caída en los últimos años. Su marca líder es Carbonell y cuenta con otras como Elosúa, Bonsol, Sotoliva o Elosol.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_