La auditoría fija en 37.000 millones pérdidas brutas iniciales de 1993

El informe de auditoría provisional de Price Waterhouse lleva fecha de 24 de enero y no es, según la empresa, una auditoría en regla, ya que contiene una serie de salvedades y epígrafes que advierten sobre el carácter preliminar de los datos y dan cuenta que Arthur Andersen aún se encuentra realizando la auditoría de la Corporación Industrial Banesto. Price Waterhouse cifra el "saldo de la cuenta de resultados" de 1993, es decir los resultados del ejercicio corriente, en unas pérdidas de 37.000 millones de pesetas. En esta cifra no se incluyen las provisiones y saneamientos excepto por 17.000 millones de pesetas, lo que lleva las pérdidas de 37.000 millones a unas pérdidas de 20.000 millones en 1993. Sin embargo, si se aplican los importes por las necesidades brutas de saneamientos, las pérdidas se verán incrementadas, dice el informe. El ex presidente de Banesto, Mario Conde, según recordó en su rueda de prensa del 10 de enero, pensaba "que el beneficio declarable a final de 1993 sería cero por aplicar todos los recursos generados a dotaciones".Cartera de valores

Más información

La auditoría preliminar, por así decir, describe los sanea mientos estimados en la cartera de valores muy someramente. Señala que las más importantes minusvalías afectan a la Corporación Banesto B.V., poseedora del 52% de La Unión y el Fénix; a la Corporación Industrial y Financiera y a sociedades instrumentales en el exterior. Al analizar este último punto, el informe remite a un documento anterior de Price Waterhouse, del 12 de enero, en el que se señalaba que está aún pendiente la revisión y obtención de información de otros países.

Asimismo, en lo que se refiere a la Corporación, el informe limita el alcance de sus juicios al hecho de que Arthur Andersen, que comenzó más tarde sus trabajos, aún no ha terminado su informe.

Uno de los grandes fantasmas, la célebre autocartera o acciones del banco en posesión de sociedades controladas o vinculadas, que compraron con créditos de la entidad dichos títulos, es el gran ausente en el informe de Price Waterhouse. A lo largo del informe / auditoría preliminar no aparece la palabra autocartera. Según los actuales gestores de Banesto se sigue investigando, pero no se ha encontrado, aparte de los paquetes vendidos a los empleados con crédito del banco -cuya asimilación a autocartera también es legalmente discutible-, los mecanismos clásicos de sostenimiento de acciones con aparcamientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de enero de 1994.

Lo más visto en...

Top 50