Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LIDIA: MÉXICO

La pureza de Sánchez

La presentación del diestro vallisoletano Manolo Sánchez había pasado inadvertida por su actuación intranscendente. Pero, como no quería pasar inédito, regaló el sobrero. ¡Y vaya manera de torear con pureza! Cuajó una artística faena aunque no acertara con la toledana perdiendo los trofeos del triunfo.Después de lucirse con los palitroques con el segundo de la tarde, Manolo Arruza realizó su trasteo con quietud y maestría ante un soso enemigo. Toreó con ritmo, temple y mando. En el cuarto puso voluntad pero el bicho era probón y no colaboró.

Con un valor espartano y una serenidad asombrosa, Adrián Flores en el tercero vio pasar sin inmutarse los continuos derrotes del fiero bovino. Realizó su labor sin pureza pero, eso sí, jugándose literalmente la vida, por lo que el respetable se le entregó. El sexto tenía medio recorrido. A este espada le falta oficio para aprovechar al máximo su entrega y valor y la simpatía que lo conecta con el público.

San Marcos / Arruza, Sánchez, Flores

Seis toros de San Marcos. Manolo Arruza:petición de oreja y silencio. Manolo Sánchez: silencio y ovación. Adrián Flores: oreja y silencio. Plaza Monumental de México, 16 de enero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de enero de 1994