Crítica:'PRETÉRITO PERFECTO'
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Mercedes Abad habla de erotismo tras el fin del mundo

El escenario del teatro Alfil acoge desde hoy una comedia erótica, Pretérito Perfecto, escrita por Mercedes Abad, autora de Ligeros libertinajes sabáticos, un relato que ganó en 1986 el premio de literatura erótica La Sonrisa Vertical. Pretérito Perfecto es la primera pieza teatral de Mercedes Abad y de los tres miembros del grupo Pretérito Perfecto -han tomado su nombre de la obra-: el director, Jordi Llop, y las actrices Pepa Plana e Imma Bracons.

La acción transcurre después del fin del mundo. La protagonista descubre que en la nueva sociedad no existen las relaciones sexuales. A partir de ese momento se esfuerza en convencer a sus compañeros de las bondades del erotismo.

Aunque Pretérito Perfecto se anuncia como una comedia erótica, para Abad tiene mucho más de humor y desparpajo. La autora destaca sobre todo el lenguaje -"fresco y comunicativo"-, el desenfado y la sencillez. "Nuestra intención ha sido hacer una obra sin ningún tipo de recado, de mensaje", dice Abad.

Abad cuenta que fueron las dos actrices y el director los que se pusieron en contacto con ella para pedirle un texto teatral sobre una idea que ya tenían concebida. "Todo ha sido fruto de una labor de equipo, de sugerencias de unos a otros", explica la autora.

Abad recuerda que el sistema de trabajo resultó bastante raro: "Redacté el texto escena a escena, involucrándome mucho en los ensayos".

Pretérito Perfecto, hasta el 13 de febrero en el teatro Alfil (Pez, 10). A las 23.00 (domingos, a las 20.00). 1.500 pesetas (domingos, 1.000).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS