Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mecánico que mató a su esposa se contradice

El mecánico que mató de un tiro por la espalda a su esposa el pasado viernes en Vicálvaro incurrió en numerosas contradicciones al ser preguntado por la juez y la policía instantes después del suceso, según fuentes cercanas a la investigación. Cuando, en su propia casa y con el cadáver de su esposa al lado, se le preguntó qué había pasado, Rafael Domínguez Gimeno, que, según fuentes judiciales, "aparentaba más preocupación por salvar el pellejo que por la tragedia", señaló: "Estaba limpiando la escopeta". "¿Y cómo se pone usted a limpiar la escopeta con un cartucho dentro?", replicó un interrogador. "Bueno, estaba haciendo pruebas con ella", respondió. "¿Y cómo hace usted pruebas dentro de casa con una escopeta cargada?". Domínguez, según testigos directos del interrogatorio, agachó la cabeza y no dijo nada.Ante las contradicciones e incoherencias, la juez Beatriz González ordenó a la policía su detención. Vecinos del piso donde vivía el matrimonio han asegurado que Rafael Domínguez, de 37 años, maltrataba a su esposa con frecuencia. Ayer fue interrogado por la policía, y en uno o dos días pasará a disposición judicial como supuesto autor de parricidio contra su esposa, Pilar Plaza, de 33 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de enero de 1994