Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA BATALLA SOCIALISTA

Alvarez-Cascos afirma que la moción de Cantabria es un "acto de corrupción política incalificable"

El secretario general del Partido Popular, Francisco Álvarez-Cascos, arirmó ayer en los pasillos del Congreso, en referencia a la moción de censura presentada por el PSOE en Cantabria, que pactar con tránsfugas "es un acto de corrupción política".Álvarez-Cascos afirmó que la primera de las corrupciones que impide la regeneración de la vida pública es estar dispuesto a mantenerse en el poder a toda costa o arrebatárselo al contrario a toda costa", y agregó que pactar con tránsfugas es "un acto de corrupción política incalificable que afectará a las actitudes" del PP respecto a las negociaciones del impulso democrático, informa Efe.

Sin embargo, el dirigente popular no quiso pronunciarse sobre la posibilidad de romper estas negociaciones en el supuesto de que el PSOE se apoye en tránsfugas para sacar adelante la moción de censura contra el presidente cántabro, Juan Hormaechea.

"Si además de los votos del PRC [Partido Regionalista de Cantabria], Jaime Blanco cuenta con el apoyo de los tránsfugas del Partido Popular, el sentido y el proyecto del impulso democrático que encarna el señor González tendría una expresión muy patente en Cantabria que desacreditaría de nuevo la palabra del presidente del Gobierno", subrayó Álvarez-Cascos.

El secretario general del PP manifestó que hace más de un mes recibió una llamada del secretario de organización socialista, Txiki Benegas, para negociar la moción de censura, "y le dijimos que no había nada que hablar al respecto". Jaime Blanco, secretario general de los socialista cántabros "tiene problemas", afirmó Álvarez-Cascos, "y para él, las mociones de cesura son como marchas verdes, huidas hacia adelante para desviar la atención.Sobre la falta de un pronunciamiento en favor de la moción por parte de la ejecutiva del PSOE, Álvarez-Cascos dijo que un hecho semejante en el PP hubiera significado que la organización cántabra se colocaba fuera del partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de diciembre de 1993