Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA BATALLA SOCIALISTA

La dirección socialista se desmarca de la censura contra Hormaechea por el apoyo de los tránsfugas

El secretario general de los socialistas de Cantabria, el guerrista Jaime Blanco, y la dirección regional del partido han actuado sin autorización de la ejecutiva federal al presentar una moción de censura contra el presidente de esa comunidad, Juan Hormaechea. Así lo pusieron de manifiesto ayer miembros de la ejecutiva federal, que comprobaron la respuesta inmediata del Partido Popular (PP) que tanto temían, es decir, acusaciones a los socialistas de querer hacerse con el poder a toda costa, incluida la ayuda de políticos tránsfugas. Los socialistas renovadores de Cantabria coincidieron con el PP y advirtieron a Blanco que evite hipotecar su futuro Gobiemo con los tránsfugas.

El secretario general del PSOE, Felipe González, desaconsejó hace un mes Jaime Blanco que presentara la moción. González recomendó que se intentara convencer al PP de la necesidad de desalojar a Hormaechea por razones de ineficacia en la gestión.Dirigentes del PP han expresado a miembros de la ejecutiva socialista que, aunque no ven con simpatía a Hormaechea en el poder, nunca ayudarán a que en Cantabria ni en ninguna otra parte haya un presidente socialista.

Miembros de la dirección del PSOE reconocen que, aunque no han autorizado a Blanco a presentar la moción, les mueve un sentimiento contradictorio al escuchar horrorizados el balance de la gestión de Hormaechea. Aun así, el secretario de organización del PSOE, Txiki Benegas, ha dado a entender muy claramente la moción no lleva el sello de, la ejecutiva que dirige González. "La moción de censura la han presentado los compañeros de Cantabria bajo su responsabilidad", dijo Benegas.

Blanco no respondió ayer, "por no echar más leña al fuego", a la pregunta sobre si había presentado la moción contando con la oposición de Felipe González y de la ejecutiva federal del PSOE, que sólo la consideraban oportuna si era respaldada por el PP. "Se ha registrado con la plena responsabilidad de unos políticos que ejercemos en Cantabria, y tenemos capacidad para hacerlo", afirmó Blanco.

Por el contrario, la integrante de la ejecutiva socialista Carmen García Bloise declaró ayer a Servimedia: "No lo veíamos y sigo sin verlo. Ya hemos visto tantas operaciones de este tipo... pero yo nunca las veo; ni en Cantabria ni en otros sitios". Sin embargo, el diputado socialista José Barrionuevo afirmó ayer que no caben "resoluciones simplistas" y que la moción de censura es "digna de consideración".

El sector renovador del PSOE de Cantabria lanzó ayer una contundente advertencia al guerrista Jaime Blanco: el candidato socialista no deberá contar con los cuatro diputados tránsfugas del PP para constituir su Gobierno alternativo al del líder de la Unión para el Progreso de Cantabria.

El vicepresidente del Parlamento regional, el renovador Ángel Duque, arremetió contra los ex diputados del Partido Popular al afirmar que el Gobierno que sustituya al de Hormaechea -procesado por los presuntos delitos de prevaricación y malversación- no debe estar hipotecado: "No debe estar en ningún modo sujeto a las imposiciones o posibles presiones de aquéllos que, fuera de los grupos parlamentarios convalidados con los votos de los ciudadanos, pudieran pretender que el nuevo Ejecutivo responda más a sus intereses personales que a resolver y enderezar los graves problemas que aquejan a Cantabria".

La composición de la Cámara autonómica es la siguiente: PSOE, 16 diputados; PP, 8 (tras la fuga de 4); Upca, 8; Agrupación Unión por Cantabria, 4, y Partido Regionalista de Cantabria, 2. Blanco contará en la moción de censura con los 2 votos del PRC y los de su propio partido, por lo que precisará de al menos otros dos de los diputados tránsfugas para hacerse con 20 votos.El candidato socialista ya considera ganadora la moción de censura y ha empezado las gestiones para formar Gobierno. En estos primeros pasos ya ha encontrado dificultades en sus planes de constituir un Ejecutivo de "concentración parlamentaria".El PRC, que apoyará la moción para contribuir a la liquidación política de Hormaechea, pero ha anunciado que seguirá en la oposición porque, en palabras del secretario Zeneral, el diputado Miguel Ángel Revilla, no quiere "saber nada de lo que se frague a partir de ahora".Además, una de las figuras más destacadas de los renovadores del PSOE regional, el catedrático Enrique Ambrosio Orizaola, acaba de rechazar la cartera de industria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de diciembre de 1993

Más información

  • Los renovadores advierten a Blanco que evite hipotecar su futuro Gobierno