Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pilar Miró dice que la seducción es un arma para conseguir poder

La versión teatral de 'Las amistades peligrosas' se estrenó ayer en Barcelona

Madame de Tourvel, Valmont y la marquesa de Merteuil ponen sobre un escenario todo su cinismo, pasión y capacidad seductora en Les amistats perilloses -versión catalana de Las amistades peligrosas- que Pilar Miró estrenó anoche en el teatro Condal de Barcelona. La obra trata, entre otras cosas, de la estrategia de seducción que "se ha ido adaptando a los tiempos, aunque para la mujer sea, en general, un arma para conseguir poder", dijo Miró en conversación con este diario

"El hombre, a diferencia de la mujer, sigue sin tener que demostrar que es superior o que tiene el poder", subraya la directora, que en las últimas semanas ha trabajado duro en la puesta en escena de Les liasons dangereuses. Pilar Miró se ha basado en la adaptación teatral que Christopher Hampton hizo a su vez de la novela de Choderlos de Laclos.La decisión de dirigir la obra la tomó en 10 minutos. "Era una oferta muy peligrosa, pero muy atractiva", agrega Miró Para la puesta en escena se barajaron los nombres de diversos realizadores de cine. La experiencia teatral de Pilar Miró -con el precedente del montaje de La verdad sospechosa- hizo recaer en ella la oferta. La idea inicial de hacer en teatro Las amistades peligrosas partió de la productora barcelonesa Focus.

La directora sabe que se establecerán comparaciones con las adaptaciones cinematográficas Valmont, de Milos Forman, y Las amistades peligrosas, de Stephen Frears. Esta última versión cuenta con John Malkovich (Valmont), Michelle Pfeiffer (madame de Tourvel) y Glenn Close (marquesa de Merteuil. "Hay cosas que me gustan y que no me gustan de ambas películas. La obra que dirijo tiene más de la película de Frears y está más alejada de la de Milos Forman: Frears trabajó con la adaptación teatral de Christopher Hampton, mientras que Forman lo hizo con Jean Claude Carrière", explica.

Periodo de decadencia

En la versión de Pilar Miró, Valmont es interpretado por Juanjo Puigcorbé, Madame de Tourvel, por Marta Calvó, y la marquesa de Merteuil, Mercedes Sampietro. La obra narra, a juicio de la directora, una antigua relación entre dos personas sin escrúpulos -Valmont y la marquesa de Merteuil-, relación que se mantiene por la apuesta de quién de los dos es capaz de tener una relación más complicada, aunque las cosas cambian cuando Valmont se enamora de la bella e inocente madame de Tourvel."Se intuye que los personajes se encuentran en un período de decadencia intelectual y de costumbres, propia de los finales de siglo, con los aditivos de tratarse de una época prerrevolucionaria coincidente con el principio del romanticismo", explica la directora.

"La obra tiene una lectura cínica. Todos los personajes son cínicos. Las únicas que no son cínicas son las dos mujeres jóvenes de la obra [la Tourvel es una de ellas]; ellas todavía están aprendiendo", agrega Pilar Miró. En cambio el cinismo asoma y se recrea en Valmont y la marquesa de Merteuil. "Ahí aparece en grandes dosis: ambos son inteligentes pero juegan con secretas intenciones; son vanidosos y en la lucha salen perdiendo los dos", subraya la directora. Pilar Miró asegura también que no ha tenido problemas con el catalán, lengua que se emplea en la obra. "Yo he trabajado con un texto traducido, aunque los actores en sus diálogos usen el catalán", explica.

La directora declaró en la mañana de ayer -todavía en Madrid- que acudiría al estreno oficial de Barcelona. "Voy a estar en el estreno aunque no sé a qué hora llegaré", aseguraba Pilar Miré, quien en la tarde de ayer tenía previsto seguir en el madrileño treatro de la Zarzuela los ensayos de la ópera El cazador furtivo, de Carl Maria von Weber.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de diciembre de 1993