Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El IRA pide tiempo para decidir sobre la última oferta de paz anglo-irlandesa

El Gobierno británico se lo puso ayer aún más fácil al IRA: no hará falta que entreguen las armas para el inicio de las negociaciones. Bastará con tres meses sin atentados. El asunto del arsenal puede quedar para más tarde, dijo Patrick Mayhew, ministropara Irlanda del Norte. Y no sólo eso: según Mayhew, una bomba del IRA no interrumpiría necesariamente las negociaciones. El Gobierno de Major necesita una respuesta positiva para que la declaración del miércoles tenga sentido, pero, de momento, el IRA pide tiempo para decidir.

La primera reacción próxima al IRA procedió de un dirigente del Sinn Fein, el brazo político de la organización, quien calificó de "decepcionante" la Declaración de Downing Street. Pero, el eje IRA-Sinn Fein parece realmente interesado en el contenido del texto, la más generosa oferta de paz emitida por Londres desde la época en que toda Irlanda formaba parte del imperio británico, y ha pedido tiempo para estudiarlo cuidadosamente. El propio Gerry Adams anunció ayer que su grupo, el Sinn Fein, lo va a tomar en consideración".El brazo político del IRA ha solicitado incluso el texto completo del debate parlamentario celebrado el miércoles en la Cámara de los Comunes, en Londres, y aclaraciones concretas al Gobierno de la República de Irlanda, para explorar todas las posibilidades de la oferta de paz.

La declaración, personalmente refrendada por los primeros ministros del Reino Unido y la República de Irlanda, John Major y Albert Reynolds, respectivamente garantiza el derecho de autodeterminación para Irlanda del Norte y ofrece al IRA una integración plena en un nuevo sistema político norirlandés. Se espera que Gerry Adams, presidente del Sinn Féin, haga una primera valoración antes del domingo, pero es difícil que se produzca una decisión definitiva antes del próximo enero.

Tregua navideña

El IRA anunciará la semana próxima su tradicional tregua navideña, y aprovechará seguramente ese periodo para consultar a su gente. Los terroristas protestantes también interrumpen sus ataques durante esas fechas (las guerras de religión entre cristianos tienen esa ventaja), y la esperanza del Gobierno británico es que la doble tregua sea un primer paso que se pueda prolongar indefinidamente, para permitir así el inicio del diálogo.

Es muy difícil, sin embargo, que la violencia acabe de forma inmediata. Los Gobiernos de Londres y Dublín cuentan con que habrá nuevos atentados, y ayer mismo indicaron que no bastará con una bomba para, descarrilar el proceso de paz. El ministro británico Mayhew subrayó, sin embargo, que la hipotética negociación con los terroristas no desembocaría en una amnistía: "En el Reino Unido no hay presos políticos, sólo presos comunes, y esos seguirán en prisión. No podemos cambiar el pasado ni borrarlo", agregó, "lo que queremos es cambiar el futuro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de diciembre de 1993

Más información

  • El Gobierno británico ofrece nuevas facilidades para la negociación