Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apenas 200 personas se unen en Aravaca en recuerdo de Lucrecia Pérez

Cerca de 200 personas -entre dominicanos, políticos y vecinos- se reunieron ayer junto a los escombros de la discoteca Four Rouses de Aravaca, el lugar donde ayer hizo un año fue asesinada la inmigrante dominicana Lucrecia Pérez. Los asistentes depositaron 10 coronas de flores y pidieron medidas para erradicar la violencia racista. El Ayuntamiento se ha comprometido a facilitar en breve el local de reunión que prometió el año pasado.

Entre los asistentes se encontraban Alberto Ruiz Gallardón, presidente del Grupo Popular en la Asamblea; Juan Barranco, portavoz del PSOE municipal, e Isabel Vilallonga, portavoz de IU en la Asamblea. El alcalde y el presidente regional faltaron a la cita.El concejal de Aravaca, Luis Molina, del PP, que sí acudió al lugar del homenaje, aseguró que antes de conmemorar el segundo aniversario de la muerte de Lucrecia, los dominicanos tendrán el centro de reunión prometido 'hace ya un año. Julio César Acosta, presidente de la Asociación de Dominicanos Residentes en, Madrid, se quejó de que los políticos presentes desvirtuaran el acto de homenaje. "No rechazo su presencia, pero ninguno de los que están aquí se nos ha acercado para darnos una ayuda concreta. Están aquí para darse publicidad", criticó.

Distintas organizaciones sociales, como sindicatos, asociaciones de vecinos y partidos políticos, depositaron ayer un total de 11 coronas de flores. Isabel Vilallonga, representante de IU, señaló: "Yo no he venido para salir en la foto, pero, no puedo juzgar a los demás".

Por su parte, Elena Vázquez, consejera de Integración de la Comunidad, afirmó que no estaba previsto que Leguina acudiera al homenaje. "Hemos subvencionado con 500.000 pesetas a la Asociación Casa Dominicana, que inaugurará su local en la calle de Leganitos el 25 de noviembre", señaló.

El homenaje no duró más de 30 minutos. Los inmigrantes dominicanos formaron una pequeña columna que se dirigió a pie hacia la plaza de la Corona Boreal, su habitual punto de encuentro. "Muchas amigas mías no han querido ir a Four Rouses porque tenían miedo de que pusieran una bornba", excusó Dircia González, una dominicana con el pelo alisado.

En la plaza de la Corona Boreal existe un centro cultural del Ayuntamiento vedado para los inmigrantes, según Elena Vázquez. "Alguien se encarga de dejarles fuera o de hacerlos entrar por la puerta de atras. En septiembre propusimos a Molina que la Comunidad pagara el alquiler de un chalé para que sirviera de reunión, pero no nos contesta", alega.

Luis Molina, el concejal, explicó que no han encontrado "un chalé bonito y adecuado", pero que han puesto en marcha un proyecto de integración de inmigrantes con psicólogos y asistentes sociales. En Aravaca viven casi un millar de dominicanos.Luis Pérez Matos asistió cabizbajo y callado al homenaje a su hermana asesinada. No se enjugó en ningún momento las lágrimas. Pronto se volverá a su país. Está preocupado por su sobrina, la hija de Lucrecia. Barranco dijo también: "La Administración debe aumentar la pensión de 9.000 pesetas que recibe la hija de Lucrecia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de noviembre de 1993

Más información

  • El PP promete de nuevo un local de reunión